Cómo crecer el Pelargonio

Cómo crecer el Pelargonio

Pelargonium, también conocido como Germanio Africano (Pelargonium L’Hér., 1789) es un género de plantas perennes con origen en el sur de África, de la familia Geraniaceae.
Las especies más conocidas de este género y comúnmente cultivadas son:
– Pelargonium zonale o geranio común con follaje peludo y en forma de corazón caracterizado por un anillo oscuro;
– Pelargonium peltatum o hiedra geranio con hojas peltadas brillantes y carnosas, tallos colgantes;
– Pelargonium grandiflorum o geranio de mariposa con flores elegantes con cinco manchas café rojizas y hojas profundamente lobuladas;
– Pelargonium odoratissimum o geranio fragante con pequeñas hojas dentadas y aromáticas, pequeñas flores blancas o rosadas con una fragancia característica de manzana; Pelargonium graveolens con aroma a rosas;
– Pelargonium radens con olor a limón.
En esta tarjeta veremos cómo cultivar el Pelargonium considerando que los geranios más cultivados son los zonales y los de hiedra: de estas numerosas variedades se han seleccionado con diferentes colores de flores, desde rojo, rosa, violeta, fucsia y naranja y blanco
Para el cultivo de estas plantas, tenga en cuenta que Pelargonium prefiere los suelos arcillosos que se pueden cultivar tanto en el jardín como en macetas. En el cultivo en maceta, tenga en cuenta que cada año, en primavera, las plantas se replantean en recipientes más grandes y el suelo fertilizado. Normalmente, después de un mes de reposo, la planta es replantada y reanuda su ciclo vegetativo. Las raíces si son largas se acortan y el pan de la tierra vieja debe ser eliminado.

Las plantas que crecen en macetas, en la fase vegetativa, deben bañarse con moderación y alimentarse con un fertilizante líquido. En invierno hay que reducir el riego.
Para las plantas cultivadas en el jardín, un fertilizante orgánico con estiércol maduro, humus de lombriz u otra sustancia orgánica bien humificada es suficiente, en el período de crecimiento vegetativo a principios de la primavera.
El Pelargonium, a pesar de ser una planta que soporta bien el calor del verano, no tolera el pozo frío; por este motivo, es necesario que la temperatura ambiente sea al menos de 10 °. Por este motivo, en el cultivo en jardín, el Pelargonium está destinado a áreas más cálidas, con inviernos suaves y períodos de menos de 10 ° C, que son muy limitados.
Para obtener una floración prolongada es necesario eliminar las flores marchitas y reducir los tallos a la mitad.

La propagación es principalmente agámica utilizando pequeñas ramas de al menos 10 cm y colocadas en un sustrato a base de arena y tierra de flores. Una vez arraigado puede colocarse como un hogar permanente.
Con respecto a las enfermedades y los parásitos, le recordamos que el pelargonium puede verse afectado por plagas y enfermedades. Si las hojas están descoloridas y amarillentas (especialmente en los cultivos de apartamentos), la causa es la falta de exposición a la luz: la planta debe trasladarse a un lugar más brillante. Si el tallo se vuelve negro, se debe reducir el riego. La presencia de manchas marrones en la parte inferior de las hojas, significa que la planta ha sido atacada por insectos de escamas. El insecto debe eliminarse con una toallita con alcohol, lavar la planta con agua y jabón y luego enjuagarla adecuadamente o con el uso de pesticidas naturales específicos.
Para evitar la proliferación de insectos a escala o incluso de áfidos, es recomendable limitar el uso de fertilizantes a base de nitrato. La presencia del ácaro rojo se observa porque la superficie de las hojas parece teñida de amarillo y marrón. En este caso, las hojas deben rociarse, ya que el parásito prolifera en ausencia de humedad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *