Phylloxera quercus

Phylloxera quercus

La filoxera del roble (Phylloxera quercus Boyer de Fonsc.) Es un pequeño recuerdo de la familia Phylloxeridae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Dominio Eucariota, Reino Animalia, Eumetazoa Subgénero, Rama Bilateria, Artrópodo Filo, Hexapoda Subphylum, Clase Insecta, Pterocopista, Porcentaje de parásito. Sternorrhyncha, Superfamilia de Aphidoidea, Familia Phylloxeridae y por lo tanto al Género Phylloxera y a la especie P. quercus.
Los términos son sinónimos: Phylloxera coccinea (von Heyden, 1837), Phylloxera fiorentina Targioni Tozzetti, 1875 y Aphis coccinea.

Distribución geográfica y hábitat –
La filoxera del roble es un insecto que realiza su ciclo en Leccio, Rovere, Farnia, Roverella, alcornoque y es muy común en varias especies de robles presentes en las avenidas, parques y jardines de nuestras ciudades.

Morfología –
El roble Filloxera es un retroceso de 1 pulgada de largo de color amarillo-ocre y amarillo-naranja; De forma ovalada, con una parte más estrecha y aplanada del cuerpo en las formas atereas. Las formas aladas tienen una cabeza y un tórax de color negro pardusco, mientras que el abdomen es de color naranja amarillento; Las alas son transparentes y más grandes que el cuerpo.
Las fundadoras, que son partenogenéticas y ovíparas, tienen un cuerpo con forma globosa, de color amarillo verdoso y manchas naranjas, tubérculos claros o pardos.
Las fondatrigenes, parthenogenetic y oviparous, se caracterizan por las formas vivas en los robles de hoja perenne que son similares a los fundadores, mientras que los presentes en las especies de hojas caducas tienen un cuerpo plano y alargado, amarillo con manchas naranjas o completamente naranja.
Los cimientos alados, partenogenéticos y ovíparas, tienen un cuerpo alargado, generalmente más pequeño en las formas nacidas en especies de hoja caduca; Su aspecto fundamentalmente marrón, muestra cabeza de naranja y abdomen.
Los anfigónicos, que son masculinos, son de color naranja, con dimensiones más pequeñas que las hembras, que tienen un aspecto ligeramente amarillento o anaranjado.

Actitud y ciclo biológico –
Phylloxera quercus es un insecto que hiberna en la fase de huevo, en los huecos de la cáscara o debajo de las hojas de la especie con hojas persistentes, como el encina.
En ambientes con inviernos más suaves, también puede invernar como una hembra attera adulta. Cuando llega el período de primavera, desde finales de marzo hasta la brotación, reanuda su actividad. Así aparecen las fundadoras que comienzan su actividad trófica sobre las hojas y sobre los brotes. Las fundadoras originan dos tipos de fundaciones:
– las formas extrañas que continúan dañando la planta en la que invernaron, generalmente con una hoja persistente; en este caso, la Phylloxera permanece en la encina durante todo el ciclo anual, de hecho, las formas aladas ni siquiera pueden formarse;
– las formas aladas que migran, a fines de la primavera, sobre las especies de hoja caduca (Farnia, Rovere, etc.), donde se originan algunas generaciones no nativas; la última de estas generaciones producirá el sessupare alado que volverá al Leccio, para dar origen a los anfigónicos que producirán el huevo de invernación.
La filoxera del roble realiza así una serie de generaciones que varían según las especies atacadas y el entorno climático considerado; en el Leccio generalmente se completa de 4-5 a 7-8 generaciones, mientras que en las especies caducas se completa de 2-3 generaciones.

Papel ecológico –
La actividad de La Phylloxera quercus causa una serie de síntomas y manifestaciones que aparecen en las hojas con manchas amarillentas, y luego se vuelven marrones, al secarse y con pliegues más o menos acentuados hacia abajo que causan su curvatura hacia arriba.
El daño es causado por todas las formas, tanto adultas como jóvenes, y como resultado de su presencia, especialmente si es intenso, hay, como se mencionó, una rotación parcial de los márgenes de la hoja hacia la página inferior; Además, las muescas necróticas pueden estar tan juntas que causan necrosis incluso en sectores completos de la hoja.
Los brotes afectados se atrofian, bloquean el desarrollo y las hojas jóvenes se acurrucan sobre sí mismas. En el caso de infestaciones graves, puede producirse la defoliación de la planta y en todo caso la pérdida de las copas, debido a la atrofia de los brotes. Las muescas necróticas se forman como consecuencia de punciones tróficas (puntuación ocre), sobre todo de las formas attricas que colonizan la página inferior de la hoja; El daño en Leccio es más evidente y frecuente.
El mayor período de daños se produce especialmente en primavera en brotes y hojas jóvenes.
La contención de este insecto debe llevarse a cabo mejorando las condiciones agroecológicas que favorecen la presencia de sus enemigos naturales, que son los mismos que los de otros áfidos. Especialmente en áreas urbanas, el follaje debe ser ventilado, la elección de especies de hoja caduca junto con las especies de hojas persistentes, la presencia de una decoración urbana que permita la biocenosis de sus enemigos naturales, tales como setos, arbustos y otros muebles que actúan como refugio para estos.
La lucha puede llevarse a cabo con el uso de aceites blancos también activados con productos a base de jabón de Marsella u otros productos naturales, contra las formas de invernación con tratamientos al final del invierno.
Solo en casos extremos se deben realizar intervenciones específicas y, en este caso, se llevan a cabo contra las primeras formas de primavera, durante el período de brotación. En este caso, sin embargo, debemos evaluar la posición de los árboles, la interferencia con insectos útiles y los enemigos naturales de la filoxera de roble y, obviamente y no menos importante, la presencia de personas durante el período de tratamiento.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *