Acido Araquidonico

Acido Araquidonico

Ácido araquidónico cuyo nombre en la nomenclatura IUPAC oficial es eicosa-5Z, 8Z, 11Z, 14Z-ácido tetraenoico y cuya fórmula bruta o molecular es: C20H32O2 es un ácido graso poliinsaturado, lo que significa que lleva más doble Los enlaces carbono-carbono y que, en particular, tiene cuatro configuraciones totalmente cis.
El ácido araquidónico es un omega 6 que está presente en el organismo humano y que se toma a través de la alimentación, por ejemplo. Aceite de cacahuete o síntesis orgánica a partir de ácido linoleico, que es un ácido graso esencial omega 6, presente, por ejemplo, en aceite de cáñamo o cannabis y en aceite de girasol.
El ácido araquidónico también está presente en buenas cantidades en la leche materna (más del doble que la leche de vaca) y no es casual que se considere un nutriente importante para el buen crecimiento del feto y el recién nacido. En particular, ha demostrado ser muy importante para promover el desarrollo nervioso e intelectual del niño (una acción compartida con los ácidos grasos omega-tres).
Por lo tanto, el ácido araquidónico está ampliamente distribuido en la naturaleza y, en particular, en alimentos de origen animal tales como huevos, pescado y carne; alternativamente, es sintetizado por el cuerpo, como se mencionó, a partir del ácido linoleico.
El origen del ácido araquidónico a partir de la síntesis endógena es una minoría, mientras que la contribución de la nutrición es bastante alta, especialmente en las sociedades industrializadas. Por esta razón, el ácido araquidónico debe considerarse una grasa semiesencial, indispensable cuando no se toman cantidades suficientes de ácido linoleico.
En el cuerpo humano, las concentraciones más altas de ácido araquidónico se registran en los tejidos musculares y cerebrales.
Dentro de las células está unido a los fosfolípidos de membrana (fosfatidilinositol, fosfatidilcolina, fosfatidiletanolamina), es decir, en esa doble capa de fosfolípidos que, al distribuirse en la superficie externa de las células, regula la entrada y salida de los diversos metabolitos celulares (nutrientes, hormonas). , sustancias de desecho, etc.).

El ácido araquidónico se libera de la molécula de fosfolípido por medio de la enzima fosfolipasa A2, que de este modo devuelve el fosfato de monoglicérido y una molécula de ácido araquidónico. Una segunda vía minoritaria para la liberación de ácido araquidónico es la que se produce con la escisión del fosfato de diacil glicerol (DAG) originada previamente de la escisión del fosfatidil inositol difosfato PIP2 por la proteína Gq.
El ácido araquidónico es también un precursor en la síntesis de eicosanoides. Este ácido orgánico, a través de la acción de la enzima ciclooxigenasa y la peroxidasa, da lugar a la prostaglandina H2, que a su vez se transforma en diferentes sustancias, incluidas las prostaglandinas, que participan en los procesos inflamatorios y en muchas funciones fisiológicas, incluida la protección de la mucosa gástrica. – prostaciclinas, y tromboxanos.
Dado que los procesos inflamatorios están involucrados en muchas afecciones mórbidas (artritis reumatoide, colitis ulcerosa crónica, lupus, enfermedad inflamatoria pélvica, aterosclerosis, etc.), hemos estudiado estrategias dietéticas capaces de reducir la síntesis de prostaglandinas proinflamatorias a favor de Aquellos con acción antiinflamatoria. Para este propósito es aconsejable reducir el consumo de aceites vegetales y carnes grasas, a favor del pescado y algunos aceites particulares, como el lino y el cáñamo. También es recomendable preferir los productos lácteos magros y limitar el consumo de huevos, especialmente de la yema; al mismo tiempo, estas fuentes de proteínas deben reemplazarse en al menos un par de ocasiones semanales con legumbres como lentejas, garbanzos, frijoles y productos a base de soja. De este modo, es plausible que se incorporen mayores cantidades de ácido eicosapentaenoico y docosahexaenoico (omega-tres) en los fosfolípidos de membrana en lugar del ácido araquidónico. En presencia de un imputado flogístico, la respuesta inflamatoria sería, por lo tanto, menos violenta.
Incluso la obesidad es una condición muy asociada con un estado inflamatorio crónico del cuerpo, por lo que en estos casos una dieta baja en calorías puede considerarse indirectamente como antiinflamatoria.
Recientemente, la importancia nutricional del ácido araquidónico se ha reevaluado ampliamente en el campo de los deportes, hasta el punto de que hoy se comercializa como un suplemento diseñado para maximizar el crecimiento muscular en sujetos que realizan una actividad muscular intensa.

Advertencia: La información proporcionada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no sustituyen a los consejos médicos.

Sugerimos esta compra



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *