Cómo cultivar la Scilla siberica

Cómo cultivar la Scilla siberica

Al género Scilla (L., 1753) pertenecen algunas plantas bulbosas de la familia Liliaceae que se originan en Asia, Europa y África.
De sus bulbos, similares a los tulipanes, se originan plantas con largas hojas lanceoladas y coriáceas, con colores verdes profundos, dispuestas en una roseta central que corona un pedúnculo erecto que termina con una inflorescencia en racimo.
Dentro de este género recordamos la Scilla siberica que comienza a florecer, en condiciones de clima templado, ya desde finales de febrero.
e ideal para cultivar en macetas o en campo abierto donde pueden encontrarse macizos de flores de agradable efecto cromático.
La Scilla siberica tiene numerosas flores en forma de campana, con una corola compuesta por 5 pétalos, llevada por tallos cilíndricos huecos de color verde oscuro. Dependiendo de la variedad, puede haber flores en blanco, rosa, azul profundo, púrpura, etc. A partir de la fertilización, se obtienen bayas que tienen semillas con una buena capacidad de germinación.
En esta tarjeta veremos cómo cultivar la Scilla siberica siguiendo los trucos agronómicos y las técnicas más adecuadas.
La Scilla siberica es una planta que debe colocarse en lugares soleados o, en el extremo, a la sombra, para obtener flores abundantes y coloridas. Además, incluso si tolera el frío, no tolera las heladas nocturnas.
Los suelos donde cultivarlo deben estar posiblemente sueltos (tipo aluvial) muy dotados de sustancia orgánica y perfectamente drenantes. Si usted crece en macetas, puede crear un suelo con partes iguales de arena de sílice gruesa y suelo para plantas con flores muy orgánicas.
En lo que se refiere a la fertilización, debe recordarse que la Scilla siberica es una planta algo rústica que, si se cultiva sobre todo en suelos o sustratos ricos en sustancias orgánicas, no necesita suministros nutricionales adicionales. Sin embargo, para plantas cultivadas en macetas, es aconsejable dar fertilizante específico para plantas con flores diluidas en agua. El fertilizante más adecuado para obtener flores abundantes y coloridas debe tener un bajo contenido de nitrógeno y rico en fósforo y debe administrarse cada 30 días durante el ciclo vegetativo de la planta, en primavera-verano.

Además, para ayudar a drenar el agua del riego y para evitar que las raíces se pudran, es recomendable colocar el material de drenaje en el fondo de la maceta.
Para las plantas de Scilla cultivadas directamente en el suelo, estas deben regarse solo en el caso de una sequía prolongada de primavera, mientras que para las que se cultivan en macetas deberá intervenir cuando el suelo esté completamente seco.
Para la selección de las macetas, recomendamos recipientes de al menos 20 cm de altura y el doble de ancho para la instalación de al menos 10-15 bombillas, con el fin de obtener impresionantes flores.
Para llevar a cabo la multiplicación de la Scilla siberica, a partir de otras especies del mismo género, se debe intervenir mediante la división de los bulbos en otoño o sembrando en primavera.
En el caso de la propagación por bulbos se obtienen, obviamente plantas idénticas a la madre, en la multiplicación por semilla, en cambio, nos encontramos con la creación de diferentes plantas de acuerdo con el patrimonio genético de los padres.
La técnica de implantación de los bulbos se lleva a cabo a partir del período de otoño, cuando los clavos desprendidos de la madre deben plantarse en un suelo blando y fértil con el ápice hacia arriba, a una profundidad igual al doble de su altura ya una distancia de aproximadamente 2-3 cm el uno del otro.
Al final del ciclo vegetativo, cuando las hojas se secan, es recomendable desenterrar estos bulbos manteniéndolos en la oscuridad en lugares sin humedad y almacenados en recipientes o bolsas con virutas secas. De lo contrario, se les puede dejar para que vivan, pero deben protegerse del frío del invierno con un ligero mantillo de paja u hojas secas. De la misma manera, los bulbos de las plantas que crecen en macetas pueden dejarse en el mismo recipiente pero colocados en lugares protegidos del sol de verano y las heladas invernales.
La reubicación de la Scilla siberica se debe hacer cuando se dé cuenta de que las raíces salen de los orificios de drenaje del agua o cuando los bulbos han crecido ocupando todo el espacio disponible. Como regla general, el nuevo jarrón debe ser unos centímetros más grande que el anterior, proporcionando la sustitución del suelo con las características descritas anteriormente.
Finalmente, una pista sobre las enfermedades que esta planta puede encontrar. Digamos inmediatamente que las Scilla son todas plantas muy resistentes; los únicos inconvenientes se pueden presentar con los pulgones y las cochinillas en primavera, especialmente si se superan con nitrato de nitrógeno y con la pudrición de la raíz en el caso de un exceso de riego o un drenaje deficiente del sustrato.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *