Parque Nacional del Golfo de Orosei y Gennargentu

Parque Nacional del Golfo de Orosei y Gennargentu

El Parque Nacional del Golfo de Orosei y Gennargentu, identificado con el Código 63647 de la WDPA y el Código 0944 de la EUAP, es un área protegida establecida por decreto del Presidente de la República del 30 de marzo de 1998.
Este parque está ubicado en Cerdeña, en los territorios de las provincias de Nuoro y el sur de Cerdeña, y cubre un área de 73,935 hectáreas, entre el Golfo de Orosei y el macizo de Gennargentu. Se distribuyen los municipios interesados ​​que se encuentran dentro del parque. entre dos provincias.
– Para la Provincia de Nuoro: Aritzo, Arzana, Atzara, Baunei, Belvì, Desulo, Dorgali, Fonni, Gairo, Gavoi, Lodine, Meana Sardinian, Oliena, Ollolai, Olzai, Orgosolo, Ovodda, Sorgono, Talana, Tiana, Tiana, Tonara, Urzulei y Villagrande Strisaili;
– para la provincia del sur de Cerdeña: Seui y Seulo.
Desde el punto de vista geológico y morfológico, el área de Gennargentu se caracteriza por rocas de naturaleza de esquisto originadas en el Paleozoico, durante los trastornos tectónicos que causaron la orogénesis herciniana.
Dentro de esta área encontramos las montañas más altas de la isla, con la altitud máxima de 1,834 metros de Punta La Marmora. Entre los picos más altos de la cordillera se mencionan: Bruncu Spina (1,828 metros), Punta Florisa (1,822 metros), Punta Paolina (1,792 metros), Punta Erba Irdes (1,703 metros), Bruncu Allasu (1,701 metros), Monte Iscudu (1.676 metros) y Monte Spada (1.595 metros).
El área incluida en el perímetro del Golfo de Orosei y el Parque Nacional Gennargentu reúne más ambientes, montañosos y costeros, representativos de las tierras de Barbagia y Ogliastra. El Gennargentu, que es el complejo de montaña más grande de Cerdeña, está dominado por Punta La Marmora, desde donde, en los días más claros, se pueden ver todas las costas de la isla. El macizo forma el cuerpo central al que se unen las montañas circundantes de Barbagia, se extiende sobre los cercanos Supramonti y se desliza hacia el mar, para formar el Golfo de Orosei, el tramo más salvaje de la costa mediterránea.
El paisaje es inmenso y nunca igual, como un gran mosaico: hay montañas, pastos, rocas, cañones, valles, bosques, bosques, playas, acantilados que caen hasta un mar cristalino, azul y verde. De Gennargentu nacen las principales vías fluviales del este de Cerdeña: el Cedrino, al norte y la Flumendosa al sur; los primeros descienden con diversos riachuelos y formas, erosionando la roca, espléndidas gargantas; el segundo, que a 122 km de longitud es el segundo río en Cerdeña, desemboca en Barbagia, encerrado en cañones, hasta que alcanza la llanura aluvial costera y luego se hunde en el mar.
En el Parque Nacional del Golfo de Orosei y Gennargentu, deben mencionarse los valles salvajes y característicos. Entre los más bellos recordamos el Supramonte, una inmensa y salvaje cadena montañosa dolomítica calcárea-dolomítica que se eleva hasta 1463 m. con Punta Corrasi y abarca 21.000 hectáreas; en particular, el Supramonte de Oliena, entre los más antiguos y aún ricos en vegetación, y el de Orgosolo, donde sobreviven bosques de siglos de antigüedad; el manantial cárstico de Su Gologone, que con su chorro de 300 litros de agua por segundo es la fuente más importante de Cerdeña; el cañón de Gorropu, el más profundo de Europa, con impresionantes muros de más de 400 metros de altura; el enorme sumidero llamado «Su Suercone», un inmenso pozo de golondrina en el que se puede ver una estación de tejos seculares y, nuevamente, el mundo secreto de las cuevas, con las cavidades y abismos más grandes de la isla; en el municipio de Oliena se encuentran Su Bentu – Sa Oche, a unos 15 kilómetros de un entorno subterráneo inexplorado; y, finalmente, el Golfo de Orosei, desde Cala Gonone hasta Santa María Navarro, un tramo de costa único y excepcional de 40 km, formado por imponentes acantilados y bastiones, calas de ensueño, bocas de códula, incluidas las famosas de Luna. De Sisine y Fuili: aguas transparentes y profundidades intactas, maravillosas cuevas como la famosa del Bue marino.

La Flora –
Aunque ha permanecido salvaje con el tiempo, el escenario de Gennargentu de hoy no es el de sus orígenes: donde en los siglos pasados ​​se extendió un manto de bosques, solo parcialmente sobrevivientes y bien conservados – matorrales de acebo, tejo y aliso, hoy se extienden los pastos y estepas, particularmente en los tramos superiores del distrito. Es un entorno que, sin embargo, ha logrado su propio equilibrio, enriquecido por la presencia de especies de plantas interesantes y, a menudo, endémicas. A más de 1.200 metros, se extienden amplias praderas cubiertas de hierba, mientras que, más arriba, el ambiente rocoso se hace cargo; muy hermosas son las praderas de tomillo que son uno de los elementos más importantes de las bandas de arbustos espinosos; Extendida la escoba con más especies incluso endémicas como la escoba de Pantelleria, la escoba de Córcega y la escoba rara de Moris. En este ambiente siempre hay helichrysum, una planta con un aroma intenso que se asemeja al de regaliz, santolina y otros arbustos aromáticos. Aquí también viven viejos especímenes de tejo, verdaderos patriarcas, ahora marcados por años. Bajando a cierta altura, a unos 1000 metros, en la franja de robles, ahora degradados a pastizales arbóreos, algunos especímenes de roble blando resisten – un tiempo abundante en toda la isla y hoy en día muy reducido, debido a los numerosos cortes realizados en el pasado, cuando fue utilizado para la construcción de ferrocarriles de Cerdeña – de roble virgiliano y del muy raro congesta de roble. Aún más abajo, en las laderas más resguardadas, los bosques de encinas se resisten, en el Supramonte de Orgosolo, los únicos bosques intactos de Italia sobreviven, con maquis con fresas, enebros, phillyrea y terebinth; el resto del territorio está ocupado por campos de cultivo y pastizales marcados por arbustos de espinos, endrinos y otros arbustos y arbustos; En algunas zonas también se encuentra el alcornoque corcho roble. A lo largo de las paredes que terminan en el mar, donde el clima es aún más cálido, hay una franja de oliva, lentisco, enebro y algarroba. Según el desarrollo orográfico, se desarrolla vegetación, que va desde el enebro fenicio hasta el olivo y el lentisco, la encina, la algarroba y la adelfa que tiñen las orillas de la códula. Las flores de peonía, genciana y rosa silvestre son espléndidas; Las setas son muy comunes.

La Fauna –
La fauna también es muy rica, aunque ha sufrido importantes reducciones y, en algunos casos, graves extinciones, como el venado y el gamo sarda, el buitre monje y el buitre barbudo. El que aún resiste es sin embargo excepcional: comenzando con el muflón, una hermosa oveja salvaje, uno de los animales simbólicos de Cerdeña, con fuertes cuernos en espiral; Un momento más abundante, hoy en día sigue siendo común y en recuperación sensata. El último de los buitres sardos es igualmente precioso. En el cielo de Gennargentu viven las águilas de oro, con algunas parejas anidadoras, los grandes cuervos y los halcones peregrinos; La presencia del coro coral es de gran interés. los azores y los halcones están vinculados al ambiente del bosque, mientras que los buitres se encuentran en casi todas partes; En los acantilados que dominan el mar, viven colonias del halcón de la reina. En los lugares altos y en el bosque viven el gran pájaro carpintero manchado, la paloma y el jay; en los puntos gruesos y entre los claros hay algunas brigadas de la hermosa perdiz sarda; a lo largo de los arroyos, vive el cazo. Los mamíferos incluyen un buen número de depredadores como el gato salvaje sardo, la marta, la comadreja y el zorro omnipresente. Jabalí común y siempre cazado, mientras que en el bosque vive el dormite, presa favorita de la marta y una vez también cazada por el hombre. Numerosos anfibios y reptiles, con al menos 10 endemismos: desde el euprotto hasta la rana arborícola sarda, desde el geotritoni hasta el lagarto Bedriaga. En las aguas de los arroyos, vive una trucha muy bonita y típica de Cerdeña, la trucha macrostigma. En el Golfo de Orosei, se han avistado los últimos ejemplares de la foca monje italiana, especialmente ahora al borde de la extinción para ser considerados entre los 10 mamíferos más amenazados del mundo.

Guido Bissanti




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *