Tamarindus indica

Tamarindus indica

El tamarindo (Tamarindus indica L., 1753) es una especie de fruto arbóreo que pertenece a la familia Fabaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, United Plantae, Magnoliophyta Division, Magnoliopsida Class, Fabales Order, Fabaceae Family, Caesalpinioideae Subfamilia y por lo tanto al género Tamarindus y a la especie T. indica.

Etimología –
El término Tamarindus proviene del árabe tamár híndi, una fecha india. El epíteto específico indica de las Indias:

Distribución geográfica y hábitat –
El tamarindo es una especie tropical originaria de África oriental y la India, pero ahora está presente en áreas tropicales de Asia y América Latina.

Descripción –
Tamarindus indica es una planta con tallos poco desarrollados, con un diámetro de base que normalmente alcanza los 80 cm, mientras que las ramas también alcanzan los 25 metros de altura.
Es un árbol, de hojas anchas y de hoja perenne, masivo, de crecimiento lento y de larga vida, que tiene siglos de antigüedad; en condiciones favorables incluso puede alcanzar una altura de treinta metros y más de siete metros de circunferencia. La madera tiene una médula dura y compacta, de color rojo oscuro, alrededor de ella es más amarillenta.
Tiene hojas alternas, paripinnadas, brevemente pecioladas, brillantes en la parte superior y pálidas en la inferior. Los folletos son pequeños, opuestos, muy juntos, alargados, obtusos y sin pelo. Las hojas son de hoja caduca durante la estación seca solo en lugares que tienen una estación seca particularmente larga. Las flores son grandes, amarillas con rayas rojas o naranjas, irregulares, reunidas en inflorescencias racimos. La fruta es una leguminosa de color avellana, indehiscente, casi cilíndrica, generalmente de 10-15 cm de largo, ligeramente curvada, y contiene hasta una docena de semillas blanquecinas. En condiciones normales, el árbol da frutos no antes de su sexto-séptimo año de edad.

Cultivo –
El tamarindo es una planta que no tiene requisitos de cultivo particulares, pero obviamente necesita sol directo y altas temperaturas debido a su origen tropical.
Crece bien también cerca del mar y, por lo tanto, en las costas donde el suelo es más salino. No tiene problemas para desarrollarse en suelos arcillosos o arenosos y el pH óptimo es neutro. Sus limitaciones son más en la producción de frutas porque necesita un clima tropical cálido y, a veces, incluso cuando se cultiva en las zonas más templadas de Italia, corre el riesgo de no producir frutos o de que las vainas se pudran debido a la humedad excesiva.
El tamarindo teme las temperaturas muy frías con heladas prolongadas, mientras que si la temperatura desciende durante unos días, no tiene problemas de resistencia particulares. Solo los primeros años de crecimiento pueden ser menos rústicos, pero en general el tamarindo es un árbol muy robusto. El riego debe ser regular aunque no requiera grandes cantidades de agua; Puede sufrir de humedad, especialmente cuando se acompaña de temperaturas frías.

Usos y Tradiciones –
El tamarindo es una planta utilizada para la alimentación, con fines ornamentales y también por sus propiedades medicinales. Un antiguo proverbio oriental dice: «el que planta los tamarindos no recolecta tamarindos». Esto se debe a su lento crecimiento y brotación.
Tamarindus indica contiene un ingrediente activo (tamarindina) que es activo contra Aspergillus niger y candida albicans. Los estudios experimentales han demostrado su particular eficacia contra Staphylococcus aureus, Bacillus subtilis, Escherichia coli y Pseudomonas aeruginosa.
Pulpa, hojas y corteza tienen aplicaciones médicas.
Por ejemplo, en Filipinas y Sudán, las hojas se han usado tradicionalmente para infusiones de hierbas útiles para contrarrestar la fiebre de la malaria. En la India se usa en medicina ayurvédica para problemas gástricos o digestivos y contra el dolor de muelas. En Italia, sus propiedades ya eran conocidas en el momento de la Escuela de Medicina de Salerno, Pietro Andrea Mattioli (1500) lo definió como útil para «mover el cuerpo». En dosis bajas regula la función intestinal, mientras que a dosis más altas tiene un efecto laxante.
Del tamarindo se usa la pulpa de la fruta, purificada adecuadamente disolviéndola en agua hirviendo, luego se tamiza y el líquido obtenido se concentra en un baño de maría o se pone a secar al sol; Contiene sacarosa, ácido tartárico, ácido cítrico, ácido málico, tartrato de potasio, sustancias gomosas y resinosas, almidón, etc.
Además, gracias a su densidad y durabilidad, el corazón de la madera de tamarindo se puede utilizar para hacer muebles y techos.
Las hojas se utilizan en India y África para alimentar a los gusanos de seda de los géneros Anaphe o Hypsoides, que producen una seda considerada de calidad superior.
Las hojas y las flores también se utilizan como mordientes para telas y sombreros de paja.
El extracto acuoso de las hojas se utiliza para combatir el parásito Schistosoma.
Los árboles de tamarindo también se usan ampliamente en la India, particularmente en Andhra Pradesh, para dar sombra en las carreteras.
Los frutos del tamarindo también son muy apreciados por los monos.

Modo de preparación –
Además de los usos médicos y otras aplicaciones, el uso alimentario de Tamarindo se hace para la preparación de bebidas refrescantes. En la cocina también se utiliza en la preparación de Pad Thai, un plato tradicional tailandés.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas – Wikipedia, la enciclopedia libre – Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher – Pignatti S., 1982. Flora d ‘Italia, Edagricole, Bolonia. – Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, no representan en modo alguno una receta médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *