Cómo podar la nuez

Cómo podar la nuez

La nuez del fruto o nuez blanca (Juglans regia L., 1753) es una especie arbórea perteneciente a la familia Juglandaceae. Es una planta que, mientras se adapta a diferentes ambientes, prefiere la colina mediana, expuesta al sur o al oeste, protegida de los vientos.
En esta tarjeta veremos, en particular, cómo podar el nogal, siguiendo las distintas fases y de acuerdo con la fisiología natural y la morfología de la planta.
En general, antes de hablar sobre la técnica de poda, les recordamos que esto también está sujeto al sistema y la sexta planta.
Es recomendable colocar las plantas en el hogar a poca profundidad (solo 12-15 cm de tierra por encima de la raíz) y, en plantas especializadas, se pueden adoptar seis variables que van desde 7 x 7 m para cultivares menos vigorosos y en suelos con baja fertilidad y no regado y para la producción predominante de frutos 12 x 12 si, además de los frutos, queremos producir madera de trabajo; recuerde que, en este caso, las plantas deben ser cubiertas altas (al menos 3,5 m).
Para regularnos y orientarnos en la técnica de poda de nogal, les recordamos que en las ramas de un nogal se pueden encontrar tres tipos de brotes:
– Brotes de madera, pequeños en tamaño, redondeados y de forma ovalada, carentes de yemas florales;
– cogollos mixtos, que dan lugar a brotes con una longitud entre 15 y 20 cm; estas en su apogeo tienen flores femeninas. Sin embargo, flores femeninas también pueden estar presentes a lo largo de estos brotes. La flor masculina en cambio se desarrolla en las ramas de un año;
– Capullos de flores formados en primavera sobre las nuevas ramas.
Para el nogal, el método de entrenamiento más adecuado es la olla de 3 ramas para cultivares europeos; Para los cultivares de California se deja un eje central con brindillas laterales que dan frutos.
Para elevar la nuez de acuerdo con esta forma, es necesario comenzar desde las etapas iniciales del desarrollo de la planta, luego comenzará a intervenir en el tallo que se acaba de plantar en el período de octubre. La primera intervención, para dar forma a la planta joven, es la de cobertura. de los astonis, que se realiza en el período de crecimiento vegetativo (marzo). El corte debe hacerse a una altura de aproximadamente 60-70 cm del suelo. Después de este corte la planta producirá numerosos brotes y luego brotes; De estos, los más vigorosos se seleccionarán el año siguiente, si deben elegir 3 que formarán las ramas principales, todos los demás se eliminarán con un corte de satén en el tallo. Las tres ramas deben seleccionarse cuando tengan una longitud mínima de 15 cm y una máxima de 25 y deben estar equidistantes entre sí (aproximadamente 120 °). Si esta distribución de la carga no está asegurada en el futuro, cuando la planta haya crecido y presente las tres ramas cercanas, estará sujeta al riesgo de «división».
Como alternativa a la forma del jarrón, puede elegir la forma de forma libre, que consiste esencialmente en soportar el apoyo natural del árbol. Sin embargo, esta forma es particularmente amplia y no muy productiva si se aplica a varias plantas, en cambio es adecuada para el mantenimiento cuando se poseen pocas muestras.
En la cría de nogal también es necesario tener en cuenta que la altura del tallo debe ser lo suficientemente larga como para permitir operaciones de cultivo normales. Por esta razón, los andamios deberán ser forzados a crecer solo a cierta altura. Si se utilizan medios mecánicos para trabajar en el suelo, como los tractores, se debe tener en cuenta la altura de los tractores. Los cultivares de California que son: Hartley, Chandler y Eureka deben elevarse con un andamio más alto porque las ramas en estas plantas tienden a curvarse hacia abajo, por lo que se recomendarán alturas de al menos 2.8-3.4 metros.

Pasemos ahora al entrenamiento de la poda –
Como se mencionó, los primeros recortes deben hacerse después del primer año de crecimiento. Las únicas operaciones que se llevarán a cabo el primer año después de plantar los astones es la unión del brote principal a un guardián y la cobertura de los brotes laterales al tallo. Para el apoyo, generalmente se usan postes de madera de 5 a 7 cm de altura y 3 metros de largo, de los cuales un metro se enterrará. Deberán llevarse a cabo ligaduras periódicas para mantener la varilla recta y permitir que el futuro tronco se desarrolle adecuadamente.
El recorte de los chorros laterales, que consiste en acortar los brotes que se desarrollarán a lo largo del tronco, debe realizarse en marzo; después de lo cual, en septiembre, se llevará a cabo la remoción total de estos chorros laterales, si es necesario, en este mismo período, se llevarán a cabo otras ligaduras para mantener la varilla recta.
A partir del segundo año comenzará la verdadera poda de entrenamiento, que consistirá en eliminar todas las ramas que se han formado y que no están destinadas a la formación del follaje. Las ramas más fuertes se eligen y conservan, y las más delgadas y menos desarrolladas se cortan. De esta manera, se formará un tronco fuerte y bien desarrollado que tendrá que soportar toda la carga del follaje. En el mes de marzo, en el segundo año de cultivo, la cobertura de los brotes laterales vigorosos y robustos continuará y luego los eliminará en la base al comienzo del período de otoño.
En el tercer año, cuando la planta haya alcanzado aproximadamente una altura de más de dos metros, será posible comenzar a pensar en la formación de las ramas principales. Las ramificaciones superfluas se eliminarán hasta una altura de dos metros.
Una vez que se elijan las tres ramas principales, éstas necesitarán orientación; Por esta razón, tendrá que usar varillas o palos bastante largos, estos deberán fijarse al suelo e inclinarse a 45 grados respecto al tallo y, finalmente, se atarán a las ramas.
Posteriormente, en los años del tercero al cuarto, serán necesarios los cortes de retorno, que tienen como objetivo contener la corona, cada corte debe hacerse lo más cerca posible de la ramificación de las ramas e inmediatamente después de un brote fuerte. Una vez finalizada la conformación del follaje, en este período pasará, en los años posteriores a la poda real de la producción.

Poda de produccion –
Las intervenciones relacionadas con la poda de producción deben llevarse a cabo en los meses de invierno, cuando el Nogal está en reposo vegetativo. Estas intervenciones tienen como objetivo reducir el follaje y las ramas intrincadas para que la luz pueda penetrar en el interior. En este sentido, las ramas dañadas, las antiguas y las enfermas también deben eliminarse.

Renovación de la poda –
Una forma particular de poda es la de renovación. Esta técnica siempre se practica durante los meses de descanso vegetativo, alrededor del mes de marzo, cuando las posibles heladas se reducen al mínimo. En esta fase, además, la planta es más propensa a la germinación y la formación de nuevas ramas se producirá con mayor facilidad. Se utiliza para restaurar nueva vegetación, especialmente en plantas más viejas o dañadas, con cortes de retorno.

Poda verde –
La poda verde es una técnica que se realiza, en plantas en pleno desarrollo, por lo tanto, durante la fase de producción, en los meses de junio y julio. El objetivo es contener la capacidad vegetativa de la planta para mantener el tamaño y la estructura del follaje a fin de evitar la formación de nuevos brotes que eliminen la energía de la fase de producción.
En todas las técnicas de poda, con la exclusión de las intervenciones preliminares (estudio y selección de las tres ramas), siempre es necesario evitar las intervenciones de poda drásticas. La poda demasiado fuerte puede debilitar la planta; en estos casos el tronco tiende a alargarse considerablemente; esto lo hace particularmente inestable y sensible a la rotura, lo que se vuelve peligroso en áreas con fuertes vientos que podrían dañar las plantas.
Además, las podas demasiado fuertes en el nogal exponen a la planta al ataque de plagas y enfermedades, ya que para curar los numerosos cortes, el nogal debe concentrar mucha energía. Además, la poda excesiva causa brotes excesivos, con la producción también de retoños que se desarrollan en las ramas, lo cual es normal ya que la planta tiende a reemplazar las ramas viejas eliminadas.
Asimismo, la poda no debe ser demasiado escasa. Esto llevaría a un buen desarrollo del tronco pero reduciría el crecimiento en altura y, sobre todo, unas pocas ramas cortas que no estaban lo suficientemente desarrolladas para obtener una buena cosecha.
Además, para permitir una rápida curación de los cortes de las ramas pequeñas, es bueno que la extracción de la rama tenga lugar cerca del borde sin cortar este último.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *