Corylobium avellanae

Corylobium avellanae

El áfido verde del avellano (Corylobium avellanae (Schr.)) Es una polilla reconquistadora de insectos que pertenece a la familia Aphididae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Subgénero Eumetazoa, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Class Insucts, Epopeya, Epopeya, Epopeya, Subclase, Epopeya, Subclase, Epopeya, Subcategoría, Pieza Delantera Sternorrhyncha, superfamilia de Aphidoidea, familia de Aphididae y por lo tanto al género Corylobium y a la especie C. avellanae.

Distribución geográfica y hábitat –
El pulgón verde del avellano es un insecto extendido en las áreas donde se cultiva el avellano. Está presente sobre todo cuando el cultivo es más intensivo, como en Europa o en los Estados Unidos (especialmente en Oregón donde se introdujo más recientemente) y, normalmente, en condiciones equilibradas de los ecosistemas, sus niveles de población no representan un problema para el avellano. .

Morfología –
El Adulto Corylobium avellanae es un áfido de 1.7-2.9 mm de largo con forma globular, con una tez que oscila entre la luz de color amarillo verdoso a ligeramente rosa y tiene dos sifones largos. Su coloración es muy similar a la de los órganos de la planta (ramitas y pecíolos), lo que dificulta la detección de su presencia. La parte posterior está granulada con numerosas estructuras de cutículas pequeñas y 6-8 tubérculos cónicos por segmento. Las antenas son de color pálido con el extremo más oscuro.

Actitud y ciclo biológico –
El pulgón verde de la avellana es una especie monogónica que pasa el invierno en el estado de huevo negro que se coloca en la base de las yemas que traerán en primavera las flores femeninas de la avellana. Hay muchas generaciones anuales.
Este insecto afecta principalmente a las avellanas y sus cúpulas y se alimenta de tallos jóvenes y, en algunos casos, de hojas de avellana.

Papel ecológico –
Corylobium avellanae generalmente no causa daños significativos a los huertos de avellana, especialmente cuando las técnicas de cultivo protegen los hábitats naturales y se realizan con criterios agrícolas ecológicos. Sin embargo, en el caso de poblaciones más grandes de estos insectos, pueden producirse daños que, además de la eliminación de la savia para la alimentación de las picaduras, consiste en la abundante producción de melón que causa asfixia, quema y favorece el establecimiento de fumaggini.
En estos casos, los órganos adheridos no están deformados, sino que están fuertemente envueltos por una abundante mielada y por la fumaggina; En particular se ven afectadas las avellanas y sus cúpulas. También puede ocurrir que el calibre de las avellanas se vea comprometido.
Su actividad trófica está dirigida a la nutrición de tallos jóvenes y, en particular, también a las hojas de avellano. Esto se traduce en una pérdida de nutrientes. La fotosíntesis puede reducirse debido al crecimiento de humo negro en las excreciones de la mielada. La fotosíntesis reducida puede conducir a pérdidas sustanciales a largo plazo en los cultivos. En el caso de grandes poblaciones de áfidos, que se alimentan de partes de la planta de avellana, es posible tener una caída prematura de las nueces y una menor calidad de las mismas.
El áfido verde del avellano, en condiciones normales, está controlado por una serie de depredadores naturales y, dado que el agroecosistema de los avellanos se caracteriza a menudo por la estabilidad relativa en el espacio y el tiempo, incluso en áreas cultivadas muy intensivas, la biocenosis Son muy similares. Entre los enemigos naturales se encuentran: los mariscos antocóridos, Crisopidae Neuroptera, Coccinellid Coleoptera y otros que logran controlar las poblaciones de fitófagos; por esta razón, por regla general, no se realizan intervenciones, en particular, el Corylobium avellanae está parasitado por el bracónido Praon dorsale y por otros parásitos típicos de algunos ecosistemas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.- Russo G., 1976. Entomología Agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.- Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Enlace para comprar en Amazon



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *