Cómo cultivar la Clemátide

Cómo cultivar la clemátide

Clematis (Clematis L. 1753) es una especie que pertenece a la familia Ranunculaceae. Se trata de plantas tupidas y trepadoras con inflorescencias copiosas. En esta hoja veremos las características y cómo cultivar la Clematis, siguiendo las técnicas agronómicas más adecuadas.
Estas son plantas que, debido a su versatilidad, diversidad de flores, períodos de floración y una gama infinita de colores, son adecuadas para el cultivo en jardines grandes y pequeños o en grandes jarrones en terrazas.
La Clematis es una planta que prefiere un área soleada pero con sombra en la zona de la raíz.
Para tener un crecimiento exuberante es necesario elegir un área donde las plantas puedan tener las raíces en un suelo fresco, húmedo y bastante drenado, sin estancamiento del agua.
Además, la clemátide, para crecer, necesita soportes que deben elegirse de acuerdo con el mobiliario verde elegido (pared, planta única, etc.); Por lo tanto, es posible utilizar estantes de hierro o madera plantados en el suelo o fijados a una pared, o malla de alambre con mallas grandes.
Para el cultivo de Clematis en campo abierto, recordemos que generalmente se trata de plantas que prefieren suelos con un pH que varía de neutro a subalcalino, incluso si crecen bien incluso en suelos ligeramente ácidos. Si está en presencia de suelo arcilloso, es bueno agregar estiércol maduro y arena gruesa para aumentar la aireación del suelo.
Si tiene intención de cultivar en maceta, un suelo universal de buena calidad es suficiente.
Para las operaciones de plantación en campo abierto, se recomienda proceder de la siguiente manera:
– cavar un agujero de al menos 50 cm de profundidad y 40 cm de ancho. En el caso en el que la Clematis deba trepar en la pared, es recomendable cavar el orificio a una distancia de 40 a 50 cm de la pared, mientras que para evitar el contacto inmediato de las raíces con las paredes y también porque, cerca de la pared, puede haber residuos de construcciones, cementos, etc.
– una vez preparado el orificio, es necesario colocar 3-5 kg ​​de estiércol maduro o granulado en el fondo, sobre una rociada de tierra suelta, presionando para evitar que la tierra se asiente, colocar la clemátide con el pan de tierra y el barril central inclinado hacia Muro o soporte al que escalará calculando que al menos 1 nodo permanece enterrado, en los especímenes más viejos también se deben enterrar 2 nodos.
– Sombree el pie de la planta con otra planta perenne o estacional, que tenga una altura mínima de 40-50 cm con un hábito compacto, que no tenga raíces que compitan con las raíces de la clemátide.
Dado que la clemátide también se puede cultivar en macetas, vemos los dispositivos más útiles.
Mientras tanto, recordemos que estas plantas desarrollan el sistema de raíces en profundidad; por esta razón, es necesario elegir recipientes profundos, dependiendo de las muestras a implantar, que tienen una altura de 35 a 50 cm, y preferiblemente de terracota, lo que permite la transpiración. En la parte inferior de la olla siempre cree una capa de drenaje con grava muy gruesa o perlita y evite los platillos con estancamiento de agua.

Recordemos también que cuando las plantas se agrupan, una se beneficia de la otra, tanto para la sombra como para el viento, y el aspecto estético es más armonioso y natural.
Una vez que se ha colocado la planta en la maceta y se ha inyectado el suelo, es aconsejable colocar en la superficie de esta una capa de mantillo vegetal fino que permita que el sustrato se mantenga más fresco, especialmente durante las horas calurosas de los días de verano. debe recordarse que las clemátides tienen numerosas especies e infinitos híbridos que florecen en diferentes épocas del año, algunas florecen en madera vieja y otras en madera nueva, por lo tanto, la poda varía según el período de floración y la especie a la que pertenecen.
Para el cultivo de los diferentes tipos de clematis, se dividen en tres grupos.
Grupo 1 – Clematis que necesitan una limpieza ligera después de la floración.
Las clemátides que pertenecen a este grupo de poda son: C. Armandii y los árboles de hoja perenne, C. Alpina, C. Macropetala, C. Montana y C. Cirrosa.
En este caso, la poda es ligera y debe realizarse inmediatamente después de la floración, en el período de mayo a junio. Además, si es necesario, la poda siempre se puede hacer después de la floración. Además, para la especie C. Armandii, debido a su exuberante capacidad vegetativa, puede requerirse una poda adelgazante, pero solo para especímenes muy grandes. En este caso, la poda siempre debe hacerse después de la floración, cortando una rama comenzando desde la base a 1 m de altura; es una operación que debe realizarse cada 2 a 3 años, o puede recortar los tallos, en un par de hojas axilares.
Grupo 2 – Clematis que necesitan una poda promedio en febrero.
Las clemátides que pertenecen a este grupo son híbridos de flores grandes, con un período de floración desde finales de la primavera en adelante. En estas especies, las flores se producen en madera vieja, por lo que los cortes deben hacerse desde la base, a una altura de 40 a 50 cm. Además, en especímenes más grandes, es aconsejable, dependiendo de la altura de los tallos, reducirlos a la mitad.
Grupo 3 – Clematis que requiere una poda drástica. A este grupo pertenecen los híbridos de flores grandes que florecen en verano. Son la C. Viticella, los híbridos de Jackmanii, C. Texensis y la C. Tangutica y toda la Clematis herbácea.
Estas clemátides, ya que florecen desde el verano hasta el otoño en madera nueva, producida en el año, deben podarse vigorosamente en el período de febrero a unos 25 cm de la base. Para las especies herbáceas, en cambio, se procede a una poda drástica, a nivel del suelo, ya que, durante el invierno, la parte aérea se seca completamente, por lo que deben limpiarse eliminando las partes secas.
Debe recordarse que las cle clematis son plantas muy resistentes, con la excepción de un virus (Clematis Wilt) transmitido por un hongo (Phoma clematidina) que puede afectar a uno o más tallos incluso en plena floración. Los síntomas son típicos: las hojas y las flores se colapsan inmediatamente (en 24 horas). A veces la planta tiene la fuerza para rechazar en la base; sin embargo, los tallos afectados deben cortarse en la medida en que haya hojas tonificadas. En general, sin embargo, la Clematis sobrevive.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *