Aphis fabae

Aphis fabae

El pulgón negro de la haba (Aphis fabae Scopoli, 1763) es un insecto llamado Rincote omottero de la familia Aphididae.

Sistemático –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Kingdom Animalia, Eumetazoa Suborfer, Superphylum Protostomia, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Insecta Class, por ejemplo, por ejemplo, por ejemplo. Sternorrhyncha, Superfamilia Aphidoidea, Familia Aphididae y luego al Género Aphis y a la Especie A. fabae.

Distribución geográfica y hábitat –
El áfido negro de Fava es un áfido extendido en casi todas las regiones templadas del hemisferio norte y también está presente en América del Sur y África, con la excepción de Australia. Es una especie dioica con un olociclo entre los huéspedes primarios de evidia (Evonymus europaeus), viburnum (Viburnum opulus), filadelfo (Philadelphus coronarius) y un número considerable de plantas cultivadas (hospedadores secundarios) como: Leguminosa , Chenopodiacee (remolacha y espinaca), papa, Umbelliferae, Compuesto.

Morfología –
La Aphis fabae se caracteriza por un cuerpo negruzco o grisáceo-negruzco o pardo-violeta, con una longitud de 3.9 mm 3.9, de forma virginopara alada, con sifones de aproximadamente la mitad de la distancia entre sus bases; el codículo es tan largo como es grande, erizado (12-16 cerdas). Las formas ateros virginofóricas tienen un cuerpo opaco de color negruzco, con sifones y codículos como en la forma alada y dimensiones de aproximadamente 2,5 mm de longitud. Los sessuparies de ginoporo son similares en apariencia a la virginopora hembra con el segmento de antena V provisto a lo sumo con una detección secundaria. Los machos son más pequeños que los ginóforos y tienen antenas provistas con una docena de sensilli secundarios en el segmento V. Las formas anfigónicas tienen dimensiones de 2,5 mm de longitud, con un cuerpo pardo-negruzco con sifones muy cortos y tibias posteriores con placoides circulares circulares.
El huevo es negro brillante y tiene unas dimensiones de 2,5 x 0,25 mm.

Actitud y ciclo biológico –
El Afide negro de Fava es un Afio dioico que invade el estado del huevo en los huéspedes primarios; estas son a menudo especies espontáneas como el Viburnum y los Evonyms. El insecto, en estos huéspedes primarios, realiza algunas generaciones de primavera, desde el período de marzo a mayo, antes de pasar gradualmente a los invitados secundarios herbáceos, incluida la acelga. Durante este último período, algunas generaciones tienen lugar entre fines de la primavera y el verano, y también atacan plantas como los romanos que se convierten en verdaderos reservorios de inóculo y en las que pueden permanecer, en algunos casos, incluso durante un largo período de tiempo con Paracicli y anolocicli.
El Aphis fabae luego vive en colonias en las hojas, en la página inferior o en los ejes florales de las plantas hospederas. El daño se manifiesta en las hojas y en los ejes de las flores y está determinado por la acción trófica de todas las etapas del áfido.

Papel ecológico –
La acción de la Aphis fabae se manifiesta en las hojas, donde las mordeduras causan profundas alteraciones con arrugas más o menos llamativas. En los ejes de las flores (en la remolacha), las picaduras determinan la atrofia y la deformidad. Los frutos de las leguminosas también se deprecian fuertemente por la abundante miel y por la presencia de las colonias de áfidos.
Las plantas hospederas son normalmente: acelgas, leguminosas y hortalizas de campo abierto, papas y otras hierbas y arbustos espontáneos y ornamentales.
Las colonias densas del pulgón infestan además de infestar las hojas, brotes y órganos reproductivos, causando arrugas en las hojas y la descomposición vegetativa son vectores de más de 50 virus. Entre estos últimos se encuentran los agentes de: mosaico de frijol común (BCMV), mosaico y coloración amarillenta de la acelga (BMV), rizo de la hoja de papa (PLRV).
La lucha contra este tipo de áfidos requiere una integración entre los métodos agronómicos, las técnicas de agroecología y, si es necesario, las intervenciones químicas cuidadosas.
Las prácticas agroecológicas consisten en la buena práctica de las asociaciones y las rotaciones con cultivos que no albergan el áfido, en la disminución, si no en la eliminación de los fertilizantes nítricos. La lucha agronómica consiste esencialmente en la implementación de prácticas agronómicas, tales como: el avance de la siembra de tal manera que ante la aparición de las aves aladas, que vuelan al suelo, habrá tallos parcialmente lignificados y, por lo tanto, no hospitalarios. También podría ser la eliminación de huéspedes primarios (Evonimo, Viburno, Filadelfo) en áreas frías, donde la especie realiza solo el olociclo.
En el caso de la necesidad de la lucha química contra el pulgón Fide negro, esto ocurre cuando se notan las primeras colonias infestantes, o con el umbral del 50% de las plantas con colonias en crecimiento (para la acelga suiza).
Sin embargo, la intervención con insecticidas debe estar relacionada con la presencia de sus antagonistas, entre los que se enumeran; entre los depredadores: larvas y adultos de Coccinellidae (Coleoptera: Coccinellidae); larvas de Sirfidi (Diptera: Syrphidae); larvas de Chrysopidae (Neuroptera: Chrysopidae); entre los parasitoides: Lysiphlebus fabarum (Marsh) Trioxys angelicae (Hall) (Hymenoptera: Braconidae); también tenemos entomopatógenos: Entomophthora sp. (hongos: zigomicetos entomptoriales).
Los productos a utilizar pueden ser específicos de afición, sobre todo en hortalizas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *