Ricina

Ricina

La ricina es una proteína tóxica que se encuentra en las semillas de la planta Ricinus communis.
Es una de las toxinas más letales que se han descubierto, de hecho, una sola molécula de ricina puede matar una célula completa. La planta de ricino también crece espontáneamente en muchas áreas del mundo y se cultiva por el aceite que se obtiene de sus semillas en forma de frijol. La toxina está contenida en las semillas, la dosis mortal para los seres humanos es de solo 0.2 mg, una cantidad que se puede obtener de ocho semillas.
La ricina, con un peso molecular de aproximadamente 62 kDa, es una proteína de la familia de inactivación de ribosomas de tipo II (en inglés, las proteínas de inactivación de ribosoma de tipo 2, abreviadas como RIP II).
La ricina se compone de dos cadenas de proteínas. Una cadena es citotóxica y la otra ayuda a la toxina a ingresar a la célula objetivo.

Cuando una persona está envenenada, millones de moléculas de ricina se unen a los carbohidratos en la superficie de las células e intentan introducir la porción tóxica. La mayoría de las toxinas no pueden alcanzar el citoplasma, pero solo una es suficiente para matar la célula. Un puente disulfuro se rompe entre las dos cadenas y la cadena citotóxica entra en el citoplasma, donde desactiva 1500 ribosomas por minuto al matar la célula.
La ricina, de hecho, elimina una sola base de adenina al final del segmento, y esto es suficiente para desactivar el ribosoma para siempre. Este mecanismo de acción hace que la ricina sea una proteína altamente tóxica, ya que puede pasar de un ribosoma a otro, destruyéndolos de uno en uno hasta que la síntesis de proteínas (promovida por los ribosomas) esté completamente bloqueada en la célula.
Por lo tanto, la ricina es altamente letal pero, si se usa adecuadamente, también puede tener efectos beneficiosos. Los investigadores han creado un nuevo tipo de molécula terapéutica llamada inmunotoxina que combina la capacidad de reconocer el objetivo, típico de los anticuerpos con la toxicidad de la otra parte. El anticuerpo se elige para vincularse selectivamente a las células cancerosas, lo que lleva la toxina directamente a las células tumorales que se destruirán.

Advertencia: La información reportada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *