Cómo cultivar la montaña salada

Cómo cultivar la montaña salada

La montaña sabrosa (Satureja montana L., 1753) es una especie herbácea perenne y aromática de la familia Lamiaceae, nativa de Europa central y meridional, el norte de África y Asia. En esta hoja veremos cómo cultivar la montaña sabrosa con las técnicas agronómicas y las medidas más adecuadas.
La montaña salada es una planta que prefiere los suelos calcáreos y está bien expuesta, no teme las bajas temperaturas invernales ni el retorno del frío; además, es muy resistente a climas muy rígidos, siempre que no haya estancamientos de agua en el suelo; además, también tolera largos períodos de sequía.
En lo que se refiere a la propagación, se puede hacer tanto por gamica como por medios agámicos. Con el primer método, la siembra se realiza en semilleros de octubre a noviembre, en un invernadero, en cajas cálidas, lo que permite anticipar el trasplante a principios de primavera; Esta técnica es mucho más segura que la siembra directa en campo abierto. Si debes hacerlo en el campo abierto debes hacerlo en el periodo de octubre. Para realizar transplantes de otoño o invierno, las semillas también se pueden sembrar en cajas frías al aire libre en los meses de mayo a junio. Para facilitar la germinación, la semilla puede tratarse previamente con agua tibia o con hormonas. La germinación de la semilla puede ser alta siempre que se garantice un nivel correcto de humedad al suelo y se respeten las condiciones anteriores.

Para el trasplante es necesario esperar hasta que las plantas alcancen la altura de 8 – 10 cm y el período óptimo corresponda a los meses que van desde marzo hasta principios de mayo. Obviamente, la propagación por semilla de plántulas muy heterogéneas debido a la notable variabilidad de la especie. Para evitar esto, y para tener todas las plantas idénticas, podemos operar la división por mechones, lo que permite tener plantas uniformes; Esta operación debe realizarse en otoño o principios de primavera, tomando de la cabeza de un cultivo viejo las ramas periféricas, que están provistas de raíces; de una planta madre, se obtienen hasta treinta individuos.
Otro método de multiplicación es el de la rama, que siempre y solo se realiza en las ramas jóvenes de plantas que no tienen más de un año. También en los meses de invierno, hasta el comienzo de la primavera, es posible trasplantar también plántulas de raíz desnuda con excelentes resultados de injerto.
Con respecto a los pesos de siembra, recomendamos 60 a 100 cm entre hileras y 30-40 cm en hileras, también dependiendo del sistema de cultivo adoptado (manual, con órganos mecánicos, etc.)
Para la fertilización, es aconsejable intervenir, antes de la implantación, con una sustancia orgánica (estiércol o compost) para mezclar y mezclar con el suelo al comienzo de la primavera. En los años siguientes al primero, antes del reinicio vegetativo, traiga solo sustancias orgánicas y nunca use nitrógeno de origen mineral.
En cuanto a los tratamientos de cultivo, durante el primer año es muy importante realizar el deshierbe en la fila y en la fila, incluso con cierta frecuencia para garantizar una reducción de las malezas y las pérdidas de agua por capilaridad en los meses más secos. Desde el segundo año de cultivo, el procesamiento se limita a algunas escardas en primavera y después de cortar el césped. Como alternativa, en cambio, es muy útil usar empaques de vegetales (hojas o pajitas) que eliminarán la necesidad de desyerbar y, además, contribuirán a la integración de la sustancia orgánica.
En cuanto a las intervenciones de riego, se limitan al trasplante, especialmente si se lleva a cabo a fines de la primavera y / o durante los períodos de sequía, después de cada corte para estimular la recuperación de la planta. Evita absolutamente el riego por lluvia.
Para la recolección de pequeñas superficies procedemos obviamente al amor; para grandes extensiones utilizamos cortacéspedes o cortacéspedes, donde debe ajustar el corte a una altura de 5 a 8 cm del suelo para no comprometer la vitalidad de la planta. Para obtener el máximo rendimiento en aceite esencial, se lleva a cabo a finales de julio, principios de agosto, cuando la planta está en plena antesis, o entre junio y julio para la recolección de hojas. En este caso, si el período de corte se retrasa, se incurre en pérdidas, como las hojas, insertadas en la base del tallo, se secan y caen. El fenómeno es natural y se debe en parte a la densidad de la planta.
En lo que respecta a la adversidad, la sabana de montaña es una planta muy resistente, siempre que no exceda los riegos y no use fertilizantes nitrogenados sintéticos.
El rendimiento de producción está entre 80 y 120 q / ha. El rendimiento final es bajo (15 -20 q / ha) ya que hay una disminución del 70-75% entre verde y seco y una pérdida de peso adicional determinada por las operaciones de limpieza. La cantidad de aceite esencial en el verde oscila entre 0.18% y 0.20%.
El sabor a montaña se utiliza por sus propiedades aromáticas, aromatizantes, estimulantes, digestivas, carminativas, curativas antiespasmódicas; Se utiliza en forma de infusiones, decocciones y en la cocina como saborizante.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *