Cómo luchar contra la Prays oleae de forma biológica

Cómo luchar contra la Prays oleae de forma biológica

La polilla del olivo (Prays oleae Bernard, 1788) es una polilla de la familia Praydidae que representa una de las adversidades más importantes en el cultivo del olivo. Esta polilla está presente en todas las zonas olivareras italianas. Es una pequeña mariposa gris con manchas negruzcas en las alas, 12 – 13 mm. Las larvas, de color avellana claro, miden unos 8 mm de largo y tienen bandas longitudinales verdosas en la parte posterior, y amarillentas en el vientre.
El daño está relacionado con la actividad trófica de las larvas que cavan túneles en flores, hojas y frutos. Los mayores daños son, obviamente, los relacionados con el ataque de los frutos.
Las medidas para reducir la intensidad de la población son agronómicas y ecológicas de antemano.
Los de naturaleza ecológica están relacionados con la necesidad de reducir las densidades de las plantas y la especialización de los olivares mediante la introducción de especies de arbustos a partir de setos que se insertarán en las perimetraciones de las parcelas y posiblemente a interrupciones de parcelas que son demasiado extensas. Las especies de arbustos deben ser elegidas entre las autóctonas del área de cultivo, insertando más especies y creando hileras mixtas. De esta manera, es posible aumentar la homoomofauna útil, que a menudo se reduce o incluso se elimina mediante tratamientos químicos indiscriminados.
Los de naturaleza agronómica están relacionados con la crianza del olivo en condiciones menos ventajosas para la polilla. Estos incluyen el pastoreo; La técnica de cultivo con suelo totalmente desprovisto de capas herbáceas crea un entorno ecológico antinatural en el que las biocoenosis parasitarias, entre insectos útiles y parásitos, son difíciles de equilibrar dinámicamente. La hierba, especialmente con las leguminosas, tiene dos propósitos:

 

– aumenta el sistema de nicho de especies útiles;
– aumenta la dotación de nitrógeno para el olivar, eliminando así la necesidad de insumos de nitrógeno nitrato que, al suavizar excesivamente la vegetación de la planta, hacen que los tejidos de la planta sean más sabrosos.
Otra precaución útil es mantener las plantas aireadas en el interior, que de hecho ahora se encuentra en el moderno cultivo de olivos.
Incluso las irrigaciones no deben ser abundantes para no estimular la vegetación de la planta que tiende a aumentar las poblaciones de esta y otros insectos dañinos.
Una vez que el olivar se ha reequilibrado desde un punto de vista ecológico y agronómico (que debe hacerse durante la fase de plantación), se han creado mejores condiciones dentro de él.
Pero es posible (y desafortunadamente a menudo cierto) que alrededor de nuestro olivar la condición ecológica no está en equilibrio (para plantas excesivamente especializadas, uso de productos químicos, etc.) para lo cual todavía será necesario operar una acción preventiva.
En este sentido, la lucha preventiva debe llevarse a cabo contra la generación carpófaga, la que ataca a la fruta, mediante el uso de depredadores, también presente en la naturaleza; se hará un aumento de estas poblaciones, descompensado por factores externos.
Entre ellos recordamos algunos depredadores, pertenecientes a diferentes órdenes, que parasitoides, principalmente atribuibles al orden de los himenópteros. Entre los parasitoides más activos de la Prays oleae recordamos: Ageniaspis fuscicollis var. praysincola (Hymenoptera: Encyrtidae) y Chelonus elaeaphilus (Hymenoptera: Braconidae). El A. fuscicollis praysincola es un parasitoide endófago y polembrionario que se desarrolla tres generaciones al año, sincronizadas con las de Prays. C. elaeaphilus es también un parasitoide endófago. Ambos atacan a las larvas. La acción de estos parasitoides es asistida por otros, atribuibles a Hymenoptera Chalcidaids e Icneumonids que actúan como ectoparasitoids en larvas o como endoparasitoids en chrysalises.
Los depredadores, en cambio, actúan fundamentalmente sobre los huevos y las larvas en las primeras etapas de desarrollo. Entre las más activas mencionamos las larvas de neuropteranos (crisópidos), estadios juveniles y adultos de Rincoti depredadores (Antocoridae y Miridi), las larvas de himenópteros oofagi (Tricogrammatidi) y finalmente las de Ditteri (Sirfidi). Estos últimos también son activos en larvas.
Tanto en el caso de los prassitoides como de los depredadores, la efectividad de su acción depende del estado de salud del agroecosistema y del grado de biodiversidad. Es inútil incluirlos si el agroecosistema no está adecuadamente equilibrado. Es un error que lamentablemente muchos lo hacen.
En caso de que tenga que intervenir de todos modos para disminuir aún más las poblaciones, puede utilizar el Bacillus thuringensis, piretrinas naturales o azadirachtin. En particular, el Bacillus, actúa exclusivamente sobre larvas que se encuentran al aire libre y muy eficazmente en las primeras etapas de desarrollo y está destinado a disminuir la densidad de la siguiente población.
También para la palomilla de las aceitunas puede usar las llamadas trampas de comida Tap Trap o Vaso Trap: el cebo para lepidópteros debe basarse en vino endulzado con azúcar, canela y clavos. El objetivo de las bio-trampas es, en cambio, la captura de polillas adultas, para reducir la población y tener menos larvas.
Sin embargo, es importante observar el olivar para programar intervenciones de control biológico. Por ej. La observación de las «telarañas» alrededor de las inflorescencias, claramente visibles y fáciles de identificar. La alarma se dispara (teniendo en cuenta los ciclos biológicos de la polilla y su alta tasa de mortalidad) cuando el 35-40% de las flores se ven afectadas.
Aún más importante es el monitoreo de las oviposiciones que permite una estimación directa de la posible infestación, entendiéndose que en la estimación debe aplicarse un coeficiente de reducción adecuado. El monitoreo se debe realizar en una muestra de 100-200 aceitunas tomadas con una distribución aleatoria y análisis posterior bajo un microscopio binocular. Normalmente, los umbrales de intervención, que sin embargo deben calibrarse en las realidades locales, son alrededor del 10-15% para los cultivares de aceite y más bajos para los cultivares de mesa.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *