Spinacia oleracea

Spinacia oleracea

La espinaca (Spinacia oleracea L.) es una especie herbácea de la familia Chenopodiaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Caryophyllales, Familia Chenopodiaceae y, por lo tanto, al Género Spinacia y a la Especie S. oleracea.

Etimología –
El término Spinacia es una forma latinizada de isbinãkh, el nombre árabe de espinaca; el epíteto específico oleracea deriva de ólus óleris, vegetal: utilizado como vegetal.

Distribución geográfica y hábitat –
La espinaca es un vegetal conocido desde la antigüedad. Es originario del sudeste asiático y se introdujo en Europa, primero en España y luego en otros países por los árabes alrededor del año 1000 d. C. Desde Europa se introdujo en América después de 1500. Hoy en día se cultiva en casi todos los países. Con clima templado.

Descripción –
Spinacia oleracea es una especia herbácea de ciclo anual con una raíz de recogida roja cerca del collar. Tiene hojas basales carnosas con pecíolos de 5-10 cm de largo y un colgajo liso o hervido de 10-20 cm de largo; estos se unen a una roseta en el número de 20-30 antes de la emisión del escapo floral ramificado. Las flores de espinaca son pequeñas, verdosas en los glomérulos axilares, las femeninas y las masculinas en espigas; Aunque es una especie dioicus, existen variedades con una sexualidad intermedia en relación con los cultivares y las condiciones ambientales, que pueden influir en la expresión sexual. Las flores femeninas son monoovulares y dan lugar a una monosperma seca, fruto indehiscente con endocarpio esclerosado. Dependiendo de la forma de la fruta se distinguen dos subespecies:
– Spinacia oleracea inermis Moench (= glabra Mill), con frutos suaves de subrotond; Es el tipo más extendido en cultivo, con numerosos cultivares;
– Spinacia oleracea spinosa Moench, con frutos angulares o espinescentes; Menos extendido y cultivado casi exclusivamente para la industria conservera.

Cultivo –
La espinaca, que tiene un ciclo vegetativo corto, a menudo se cultiva como cultivo intercalado en el período otoño-invierno y se siembra en agosto-septiembre; encuentra las mejores condiciones fitosanitarias cuando se observan rotaciones de 3 a 4 años; en el Centro-Norte, los cultivos de primavera también se producen sobre todo, donde los cultivos se cultivan para la industria. Por su técnica de cultivo puede consultar la siguiente hoja.

Usos y tradiciones –
La espinaca es un origen vegetal muy incierto, y parece que el área persa es la más acreditada. Misteriosa también la llegada a Europa, parece que fueron los árabes o los cruzados quienes la introdujeron hacia el año mil. Al principio, se reconocieron virtudes particulares para este vegetal. Según al-Arbuli, un autor árabe del siglo XIV. Aproximadamente, la espinaca tenía la capacidad de calmar el estómago y combatir la tos. Otros estudiosos de la época le atribuyeron cualidades que corroboraban las encías y los efectos laxantes y emolientes: recomendar a las mujeres que se lavaran el útero con agua vegetal para cocinar, ya que por sus efectos astringentes, evitaba el flujo de humor.
A pesar de eso Ibn al-Awwan, autor islámico del siglo XII. De un tratado sobre agricultura, calificarlo como una planta reina de vegetales para virtudes nutricionales, las espinacas no tuvieron gran éxito entre los grupos privilegiados. Solo las clases subordinadas lo usaron diligentemente en sopas y minestrone.
Se dice que Caterina de ‘Medici, cuando salió de Florencia para casarse con el futuro rey de Francia, también quería un cocinero que pudiera cocinar espinacas, una de sus verduras favoritas. Desde entonces, en la cocina clásica francesa, los preparativos que requieren una cama de espinacas se llaman para esto «a ‘la florentine».
No fue hasta el siglo XIX cuando estas verduras se hicieron muy populares, primero en Europa y luego en América.
La ingesta de espinacas se recomienda en todas las dietas bajas en calorías porque contienen mucha vitamina A y C, cobre, fósforo, zinc, calcio, potasio.
Aunque la espinaca es uno de los vegetales con mayor contenido de hierro (3.4 mg por 100 g), existe la creencia generalizada de que contiene una cantidad alta, tanto que a veces se come espinaca en algunos casos de anemia. Parece que esta creencia nació como resultado de un error tipográfico en una etiqueta que, en las primeras décadas del siglo pasado, condujo a esta evaluación errónea. El cómic Braccio di Ferro, con su énfasis en las espinacas, nació durante este período.
En el mismo peso, otras verduras tienen un contenido de hierro mucho mayor: lentejas (9 mg por 100 g), semillas de girasol (8.9 mg), harina de soja (8.4 mg), garbanzos (6.7 mg) / 100 g).
La presencia de sustancias, como el ácido fítico y el ácido oxálico, presentes en las espinacas, forma con el hierro los compuestos de coordinación que lo hacen menos biodisponible.

Modo de preparación –
La espinaca es un vegetal especialmente apreciado en la cocina por la posibilidad de prepararlo de muchas maneras. En la cocina es muy apreciado no solo por su inconfundible sabor y consistencia, sino también por sus propiedades organolépticas. Se consume como un vegetal con aceite y otros condimentos o de una manera más elaborada en innumerables recetas. Van desde la receta clásica de ñoquis de espinacas, o con la receta de canelones con espinacas, nueces y relleno de motas; o con la salsa con calabaza, espinacas y limón, o la de wonton con espinacas, gorgonzola y nueces, y así sucesivamente de acuerdo con las tradiciones regionales.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejos y experiencia con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimenticios están indicados solo con fines informativos y no representan en modo alguno una receta médica; Por lo tanto, no hay responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *