Cómo combatir el áfido melocotón marrón de forma biológica.

Cómo combatir el áfido melocotón marrón de forma biológica.

El pulgón marrón del durazno (Brachycaudus schwartzi (Börner)) es un Rincote Omottero, de la familia Afididae de color marrón con ninfas más claras y que realiza un ciclo monoico y homotópico en el melocotón. Este pequeño insecto causa daños en el árbol de durazno en hojas y brotes jóvenes; Estos órganos muestran marcadas arrugas, deformaciones y arrestos o desviaciones del desarrollo. Además, existe una abundante producción de ligamaza con las consecuencias del consiguiente desarrollo de las fumigaciones y el ascenso de las hormigas. El mayor daño se produce en las plantas reproductoras. Este melocotón marrón completa el ciclo completo en el árbol de durazno y pasa el invierno en el estado de un huevo duradero colocado en la madera de al menos dos años o dentro de los orificios medulares de las espuelas de poda. En este documento vemos cómo combatir el pulgón marrón del melocotón de forma biológica y qué medidas agronómicas tomar.
El daño de Brachycaudus schwartzi es muy similar, entre otros, a los causados ​​por Myzus persicae con los que a menudo forma colonias mixtas. Este áfido se ha extendido ampliamente en los últimos años, especialmente en el melocotón más abandonado o al que se han dedicado pocas atenciones agronómicas.

 

La contención de este áfido se basa esencialmente en algunas precauciones agronómicas de carácter preventivo para favorecer el control y la disminución de la población. Entre estas precauciones debemos mencionar sobre todo: la de poda equilibrada (no exceda con estas o, viceversa, no abandone el durazno); no rebosar con riego y especialmente con fertilizantes de nitrógeno nítrico, que pueden causar un crecimiento vegetativo excesivo; Incluso las fertilizaciones orgánicas excesivas pueden contribuir a un crecimiento vegetativo excesivo con producciones de tejidos con más apetito para este áfido.
Luego, las intervenciones fundamentales son aquellas en la dirección de un sistema agroecológico. De hecho, es necesario reducir la especialización excesiva de las plantas de melocotón (que se aplica a todos los cultivos), favoreciendo el pastoreo y creando setos con más especies de arbustos para favorecer el refugio de insectos antagónicos.
La verdadera defensa fitosanitaria consiste, por lo tanto, en la creación de un huerto de duraznos con la presencia de pastos y con cultivos de abono verde y setos que estimulan la presencia y el desarrollo de auxiliares para reequilibrar la biocenosis de estos áfidos, por un largo tiempo favorecido por la tradicional lucha química fitosanitaria. .
Bajo ciertas condiciones, especialmente en días húmedos con un aumento repentino de las temperaturas, estos áfidos tienden a aumentar dramáticamente su velocidad de reproducción; en estos casos, la acción de los antagonistas puede ocurrir cuando las colonias de pulgones ya están muy desarrolladas, por lo que es aconsejable disminuir el desarrollo de pulgones mediante lavado con productos a base de jabón de potasio o silicato de sodio.
La intervención preventiva puede ser fundamental en el caso de los huertos de duraznos donde el pulgón ha sido particularmente virulento en los últimos años. En este caso, en el reinicio vegetativo, si las muestras detectan la presencia de los fundadores, pueden realizar tratamientos con piretro o rotenona (en una mezcla con aceite blanco) para reducir el potencial de infestación; A partir de junio, con la migración de las formas aladas, notamos una disminución en la prolificidad y el aumento de antagonistas naturales, factores que reducen el peligro del pulgón.
Siempre se recuerda que incluso si se permite en la agricultura orgánica, el piretro y la rotenona no son ingredientes activos inocuos para otros insectos útiles, como los polinizadores. Su uso solo debe llevarse a cabo con una necesidad real manifiesta.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *