Cómo podar el peral

Cómo podar el peral

El peral (Pyrus communis subsp Communis) es una de las especies arbóreas más cultivadas del mundo, de la familia de las rosáceas, de origen euroasiático pero de identificación incierta. Con el fin de obtener la mejor calidad de frutas, cantidades y piezas, es necesario conocer las técnicas de poda con cuidado. En esta hoja, de acuerdo con las diferentes necesidades y formas de crianza, veremos cómo podar el peral y las técnicas que se adoptarán. Para conocer las mejores técnicas de poda, debemos partir de la tendencia fisiológica normal del peral que tiene un rumbo ascendente, con sus ramas tendiendo a crecer verticalmente. Además, la producción del árbol de pera ocurre en ramas jóvenes, es decir, en aquellos entre dos y tres años de edad, mientras que las ramas más viejas tienden a ser totalmente improductivas. La técnica de poda debe por lo tanto tener en cuenta estas características, protegiendo las ramas fértiles y eliminando periódicamente aquellas que ahora son improductivas. Para esto es necesario realizar una poda de entrenamiento, también llamada reproducción, en los primeros años de vida de la planta que le da la forma y el tamaño adecuados. Esta poda se lleva a cabo dentro de los dos primeros años de vida de la planta, mientras que a partir del segundo año en adelante, cuando las ramas se vuelven frutales, se inicia la poda de producción.

 

Por lo tanto, la poda de poda consiste en eliminar un cierto número de ramas para dar la forma de la planta futura y se lleva a cabo sobre todo en las plantas plantadas; posteriormente, cuando compra una planta de semillero del vivero, debe reducir el follaje para favorecer el desarrollo inicial de las raíces, debe cortar o eliminar las ramitas dañadas o rotas y las raíces dañadas. Otra precaución importante, en el caso de que la planta tenga un vigor vegetativo notable, es adelgazar ligeramente la corona, para dar aire y luz a la anaston central desde la que se empalará toda la planta.
Sin embargo, las formas de cultivo también pueden cambiar según las diferentes necesidades; los más utilizados son aquellos con huso, palmeta y doble eje.
– En el fusetto obtienes una forma que consiste en el tronco central y cinco o seis ramas laterales, dejando solo las ramas laterales largas a lo sumo ochenta centímetros y cortando esos superoriums demasiado finos a esta longitud. Las ramas que quedan deben ser vigorosas, bien lignificadas y con un brote apical ya desarrollado, mientras que las ramas de la parte superior que tienden a tomar el control también deben ser eliminadas.
– La palma del árbol en lugar de un árbol con una amplia y muy plana. Para constituir esta forma de crianza debe ser identificado como dos o tres ramas vigorosas sull’astone central y la eliminación de todos los demás, con la previsión, en los primeros años, para asegurarse de que el Astone no exceda de ochenta centímetros de altura y se deja crecer en los siguientes, haciendo solo cortes de retorno (acortamiento) en las ramas laterales de las ramas principales.
– En la forma de doble eje, que es similar a la palmeta, la corona se desarrolla a partir de dos astones principales, que se dejan desde el principio. En estas dos ramas portadoras, las ramas se cortarán con la misma técnica de la palma de la mano; de esta forma se obtendrá una estructura de pared con desarrollo horizontal y vertical.
La poda de producción comienza a partir del segundo año de edad; de esta manera, las ramas de un año cultivadas en otras ramas viejas deben ser eliminadas (como improductivas), mientras que las que crecen cerca del tronco deben dejarse, ya que se volverán productivas a partir del segundo año. En este punto, las ramas de dos años contienen muchos brotes de fructificación y deben reducirse para mejorar el tamaño de la fruta. En estas ramas también puede hacer un corte de retorno, con un acortamiento de 20-40 cm, que deja un brote fructífero en el ápice. Las ramas de tres años deben someterse a la misma poda de las ramas de dos años y las ramas improductivas de cuatro años deben ser eliminadas. Obviamente, la intensidad de la poda de producción del peral varía según la variedad que se cultiva; algunas variedades, de hecho, dan poca fruta y requieren una abundante eliminación de capullos, otras dan fruto mucho, pero solo en algunas ramas y, por lo tanto, no requieren poda drástica.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *