Fertirrigación natural con agua de cocción de verduras

Fertirrigación natural con agua de cocción de verduras

En un momento en que se empieza a darse cuenta de que gran parte de nuestro modo de vida conduce a un desperdicio, y con ellos, aunque sea pequeño, a una alta huella ecológica, también debe saber cómo evitar los residuos. Entre estos, hay algunos que también se pueden aplicar a nivel familiar y que, multiplicados por todas las familias de una sola ciudad pequeña, implican una recuperación de energía y sustancias sustanciales. Uno de ellos es el de la recuperación conjunta de agua y nutrientes, de rápida asimilación, como un uso para el riego y la fertilización simultánea de las plantas de los apartamentos; La fertirrigación es posible y rápida gracias a la recuperación del agua de cocción de las verduras que comemos. El agua de cocción es de hecho rica en micronutrientes liberados por las propias plantas. Obviamente, esta agua de cocción no proviene de los vegetales tratados con pesticidas (prioridad para nuestra salud) y más tarde porque éstos pasaría manera casi total en nuestros vasos y en nuestras plantas, más aún si estos son también los cultivos de pequeños huertos familiares o de vegetales en macetas. Por otra parte, el lavado de las verduras no elimina gran parte de los pesticidas sistémicos (los que han caído en las hojas y frutos), por lo que no se hagan ilusiones de haber resuelto el problema con una precisa incluso el lavado de las verduras, si fueran tratado con pesticidas.

 

Para comprender el alcance de los ahorros, se puede hacer un simple cálculo sintético; imaginamos que cada familia cocina verduras dos veces por semana y usa dos litros de agua útil para cada cocción. Así hemos obtenido 4 litros de agua por semana que multiplicaron las semanas de hace un año 208 (52 x 4) litros de agua. Teniendo en cuenta este cálculo extendido a una ciudad de 100.000 habitantes y teniendo en cuenta el número promedio de personas por hogar (últimos datos del ISTAT) es de 2,3, tenemos: 100 000 2,3 x 208 = 8,913,043.48 litros de agua ( 8.913 metros cúbicos) para el uso de regadío de plantas domésticas o pequeños jardines familiares.
Como se ve desde el punto de vista ecológico, es cierto que es muy pequeña acción que implica el ahorro de unos pocos litros de agua, sin embargo, estos ahorros se multiplicaron en las escalas más grandes se vuelven significativas.
Por supuesto, no debemos pensar que el agua de las verduras cocidas es un verdadero fertilizantes, pero contiene minerales, oligoelementos y algunas moléculas orgánicas que enriquecen y se integran tanto en la nutrición de los sustratos para plantas, a menudo agotado, especialmente los vasos .
Ahora algunos trucos y sugerencias sobre esta práctica:
– utilice siempre agua de cocción sin sal (dañará las plantas y el suelo), también porque la sal solo debe cocinarse al final; por lo tanto, es aconsejable drenar la mayor parte del agua antes de que finalice la cocción (se utilizará para la fertirrigación) y luego agregar la sal en el residuo de agua y verduras para la cocción final;
– evite el agua de cocción de las patatas, ya que éstas liberan una gran cantidad de almidón, por lo que es mejor evitar su uso para regar las plantas;
– como se mencionó anteriormente, solo vegetales orgánicos,
– usar a temperatura ambiente; es evidente que no tenemos que regar las macetas directamente con agua hirviendo; para lo cual debe enfriarse a temperatura ambiente y luego puede usarse.
En general, lo ideal es utilizar un recipiente o regadera para almacenar el agua de cocción y luego usarla en el momento adecuado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *