La asparagina

La asparagina

Asparagin es un aminoácido polar quiral no esencial y es la amida del ácido aspártico. El enantiómero L es uno de los 20 aminoácidos comunes que entran en la constitución proteica. El nombre asparagina proviene del hecho de que fue aislado por primera vez a partir de extractos de espárragos. Las propiedades diuréticas del espárrago se derivan en parte de la capacidad de la asparagina para irritar el epitelio renal. Originalmente se pensó que el olor típico de la orina, de los que comían espárragos, se debía a algunos de sus metabolitos. Más tarde se entendió que, además de la notable producción de N-metilurea, el fenómeno también se debe a algunos compuestos de azufre contenidos por los espárragos.
La asparagina está presente en dosis mayores en algunas plantas; por ejemplo, en la parte exterior del café, en los brotes de espárragos y también en las papas (pero también en las aves de corral, los mariscos y otros alimentos comunes).

 

El asparagina en forma libre es necesaria para la formación de acrilamida, una sustancia tóxica volátil que se produce en cantidades crecientes con la temperatura y los tiempos de cocción. La formación de acrilamida con cocción al vapor no se conoce.
Otra característica relacionada con la asparagina es que es capturada activamente por las células de algunos tumores, que la utilizan para la replicación celular. En el pasado, la enzima asparaginasa de origen bacteriano era una de las drogas utilizadas en el cuidado paliativo de algunas leucemias. Esta enzima degrada la asparagina en ácido aspártico e iones de amonio; de esta manera, privó a las células leucémicas de su nutriente esencial.
Otro uso de la asparagina es el tratamiento de la bebida tardía. Esta molécula es de hecho necesaria para el metabolismo del alcohol. Además, se puede encontrar aspargina, junto con glutamina y creatina, entre las preparaciones que se administran en caso de astenia orgánica o durante convalecencias largas.
La revista científica Nature publicó recientemente un estudio que fue realizado por oncólogos. El estudio mostró que la asparagina, en casos de personas que padecen cáncer de mama, promueve la diseminación de metástasis. La experimentación también se llevó a cabo bloqueando la actividad de esta sustancia, o reduciendo drásticamente su consumo; se ha encontrado que el número de tumores secundarios en los roedores ha disminuido dramáticamente: la diseminación de células malignas a los huesos, el cerebro y los pulmones es una de las principales causas de muerte en pacientes con este tipo de cáncer.

Advertencia: La información reportada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *