Papel del silicio en las plantas

Papel del silicio en las plantas

El silicio (Si) es un microelemento para las plantas, pero está presente en cantidades muy grandes en los suelos (segundo elemento presente en la tierra después del oxígeno) pero es muy poco o no es comparable con las plantas. El silicio es fácilmente absorbido por las plantas solo en forma de ácido orto-silícico (Si (OH) 4). Su transporte desde las raíces hasta la linfa ocurre principalmente en las células de los tejidos más superficiales de hojas, tallos y frutos. La presencia de este elemento contribuye a la formación de frutos con tejidos de mayor consistencia, con menor contenido de agua libre y, por lo tanto, mucho más adecuados para la conservación; además, esto implica una mayor resistencia de las plantas a los ataques de algunos parásitos, en particular los responsables del blanco enfermo. El aumento en el silicio disponible del suelo confiere una serie de acciones positivas que se resumen a continuación:
– permite un fortalecimiento de la planta, aumentando la capacidad de almacenamiento y distribución de los carbohidratos necesarios para la producción y el crecimiento de la fruta;
– Estimula el crecimiento y la actividad de estructuras poliméricas en la cutícula, tricomas y fitolitos en la superficie de la hoja, esenciales para la autodefensa contra enfermedades causadas por hongos, bacterias, insectos y ácaros. Al mismo tiempo, hace que la planta sea más resistente a las condiciones climáticas desfavorables;

– el tratamiento del suelo con sustancias biológicamente activas a base de silicio, optimiza la fertilidad del suelo, mejora la retención y disponibilidad de agua, mejora sus propiedades físicas y químicas, manteniendo los nutrientes disponibles para la planta.
La falta de ácido monosilícico y la disminución del silicio amorfo, debido a la eliminación, conduce a la destrucción de órganos minerales complejos, lo que acelera la pérdida de materia orgánica del suelo y empeora la composición mineral. El silicio aumenta la resistencia del suelo a la erosión del viento y el agua, especialmente en condiciones de pH superiores a 7. El silicio ayuda al crecimiento de las raíces, lo que aumenta su desarrollo y estimula un mayor crecimiento de la planta. El silicio aumenta la resistencia a la sequía en las plantas, provocando un aumento en los intervalos de riego sin ningún efecto negativo en las plantas. También permite mejorar la naturaleza de los suelos sujetos a la compactación y al pH ácido. El silicio neutraliza la toxicidad causada por el aluminio en suelos ácidos. Los mecanismos para la reducción de la toxicidad del aluminio están relacionados con la presencia en el suelo de compuestos ricos en silicio tales como: ácido silícico, huerto y meta, coloidos, polímeros de silicio y compuestos de silicato de aluminio. Con el uso de sustancias a base de silicio, no solo disminuyen la toxicidad del aluminio y la optimización del pH, sino también la nutrición de las plantas con fósforo (retrógrado), hierro, potasio y zinc (para a través de la mejora del intercambio de cationes y la movilización de macro y micronutrientes). El silicio promueve el desarrollo de microorganismos simbióticos mutualistas (bacterias y hongos) y protege a las plantas contra el ataque de bacterias, hongos e insectos. Promueve la colonización de raíces con algas, líquenes, bacterias y micorrizas, mejorando la fijación y la asimilación de nitrógeno, fósforo y otros minerales y reduce la lixiviación de fósforo, nitrógeno y potasio. El silicio aumenta la resistencia de la planta a la salinidad y alivia el estrés causado por ella. También realiza una acción de restauración en áreas contaminadas por metales pesados ​​e hidrocarburos. También tiene una acción sinérgica con: Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Ferro (Fe), Zinc (Zn) y Molibdeno (Mo), una acción que optimiza el desarrollo de los cultivos y el aumento de la producción. En las legumbres, papas, tomates, etc., el silicio aumenta la cantidad y el tamaño de los tricomas de forma estructural y glandular, mejorando y aumentando la resistencia de los cultivos que son atacados por insectos, hongos y bacterias.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *