Papel del cloro en las plantas

Papel del cloro en las plantas

El cloro (Cl) es un microelemento esencial para el crecimiento de las plantas, pero que absorben en cantidades muy mínimas y como ion Cl. Vemos en general cuál es el papel del cloro en las plantas, qué procesos supervisa y los casos de exceso o deficiencia. Digamos inmediatamente que dada la menor necesidad de la planta con respecto a este elemento si la presencia de cloro excede las cantidades necesarias puede ejercer una acción tóxica. La primera y más importante función que desempeña el cloro es la relativa a la fotólisis del agua dentro de los cloroplastos, durante el proceso de fotosíntesis; además, el cloro también actúa como aglutinante temporal para la estabilización de óxidos de manganeso. Otra función importante es el cloro, que se refiere a los procesos importantes que regulan la apertura y el cierre de los estomas.

 

En condiciones pedológicas y agronómicas ordinarias, generalmente el contenido de cloro en los suelos es más que suficiente; si consideramos las contribuciones que provienen del riego, la lluvia, los residuos en los fertilizantes, los pesticidas y la contaminación atmosférica, comprendemos cómo es difícil que el suelo se forme en este elemento.
Cuando ocurren deficiencias de cloro (que son muy raras) conducen a una reducción en la superficie de las hojas (debido a una inhibición de la división celular), con tejidos que adquieren un color clorótico o bronceado y luego se someten a un proceso de necrosis. En estos casos, los brotes y los ápices vegetativos son más frágiles y se rompen con facilidad. Todos estos síntomas desaparecen con bastante rapidez al tratar las plantas, posiblemente con cloruro de potasio.
Los excesos de cloro tienen más probabilidades de estar en las proximidades de áreas marinas o sometidas a vientos salobres o a entradas externas vinculadas al agua de riego (especialmente agua salobre), a los fertilizantes que lo contienen como impurezas. Normalmente, los excesos de cloro se agregan a los debidos al sodio (proveniente del cloruro de sodio) y a un diagnóstico complejo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *