La oleuropeína

La oleuropeína

La oleuropeína, que es el principal constituyente responsable del sabor amargo de las aceitunas y las hojas de olivo, es un polifenol presente principalmente en las hojas y frutos del olivo; La oleuropeína se encuentra en el aceite de oliva ligado a una molécula de glucosa (glucósido) y en forma libre. Este polifenol, (cuya fórmula bruta o molecular es C25H32O13), posee actividad antimicrobiana, fungicida e insecticida y, por lo tanto, es responsable de la defensa activa de la planta contra infecciones e infestaciones.
Numerosos estudios científicos llevados a cabo sobre la oleuropeína han podido verificar su eficacia contra numerosas enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y las enfermedades neurodegenerativas. Los datos proporcionados por la investigación científica confirmarían estas propiedades anti-neurodegenerativas y antidiabéticas de la oleuropeína, aunque aún son definitivas.

 

Estos estudios, realizados en humanos, demuestran su real eficacia clínica y revelan los mecanismos moleculares y celulares con los que esta sustancia y sus metabolitos ejercen dichos efectos. Efectos relacionados con la llamada dieta mediterránea. Hoy en día, los extractos de oleuropeína producen productos y alimentos que confieren estas características beneficiosas.
Por otro lado, la acción antidiabética de la oleuropeína está respaldada por recientes investigaciones experimentales y estudios clínicos. A través de estos estudios, varios sujetos fueron evaluados durante un período de tiempo determinado, lo que confirma que este polifenol redujo el azúcar en la sangre y mejoró la secreción y la sensibilidad a la insulina. También se ha demostrado la eficacia para el inicio de la llamada diabetes 2. Además, el efecto antiobesidad ha demostrado su eficacia en diversas etapas del tratamiento en cobayas de animales.

Advertencia: la información que se informa no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *