Escopolamina

Escopolamina

La escopolamina, también conocido como hioscina o burundanga (extremo de América del Sur), es un alucinógeno alcaloide obtenido de plantas de la familia Solanaceae, tales como Henbane Negro (Hyoscyamus niger), o plantas del género Datura, incluyendo especialmente común estramonio (Datura stramonium L.). En el pasado, las semillas blancas y negras se usaban para tratamientos sedantes, espasmolíticos, analgésicos y narcóticos; la suposición da lugar a midriasis, que es peligrosa en condiciones operatorias incluso en dosis bajas, ya que compromete, con la sedación, la percepción visual y los tiempos de reflejo nervioso. Incluso el beleño blanco (Hyoscyamus albus), con flores más pequeñas, incluso estas violetas anulata, tiene las mismas propiedades. La escopolamina, así como la atropina, bloques en una reversibles receptores colinérgicos manera, y en particular impide la interacción entre la acetilcolina y los receptores muscarínicos de acetilcolina: esta acción puede ser contrarrestado por un aumento de la acetilcolina o un agonista muscarínico.

 

Las dosis efectivas en los efectos de los seres humanos son somnolencia, amnesia retrógrada, taquicardia, bloque vasodilatación, bloque de la secreción salival, ojo seco, bronquial, bloque sudoración, dilatación de las pupilas, previene alojamiento ocular, retrasa la motilidad intestinal, disminuye la micción , bloquea la cinética inhibiendo el vértigo, las náuseas y los vómitos. Cuando se toma en dosis tóxicas, causa diarrea, excitación, agitación, alucinaciones y hasta coma. La escopolamina se usa en varias terapias: enfermedad del coche, náuseas, etc., o se usa como gotas para los ojos para exámenes oftalmológicos. Si este alcaloide está asociado con la morfina, induce amnesia y un estado de tranquilidad conocido como sueño penumbra. Alguna vez se usó en obstetricia como un sedante para el parto; hoy es una práctica abandonada porque se considera demasiado peligrosa. Actualmente, la escopolamina encuentra aplicaciones en odontología, oftalmología, otorrinolaringología y como antidepresivo. En tiempos pasados ​​y en algunas poblaciones, la escopolamina se usó para varios propósitos; los árabes lo usaban contra sus enemigos para adormecerlos o inducirlos a la locura; en las Islas Canarias los nativos lo usaban para desarmar a los desafortunados turistas; en el norte de México, los chamanes fumaban las hojas de la planta para predecir el futuro, hacer diagnósticos y más; los aztecas lo usaban como alucinógeno en rituales festivos; en la antigua ciudad de Delfos, los griegos lo utilizaron para inducir la hipnosis y predecir el futuro en ritos religiosos; finalmente los chinos que tenían reglas para el uso de semillas y prohibieron la mezcla de jugo con líquidos fermentados. Un uso particular de escopolamina fue como un suero de verdad. Parece que en los campos nazis, el criminal Josef Mengele usó escopolamina para interrogarlo. Después de varios estudios e investigaciones, también realizados por la CIA, el uso de escopolamina como suero de verdad se consideró poco confiable; de hecho, sus efectos alucinógenos conducen a una distorsión de la realidad percibida para la cual las afirmaciones bajo el efecto del alcaloide no pueden ser utilizadas. Por sus características discursivas sobre la realidad, la escopolamina desafortunadamente se usa en el ámbito criminal, inhalando, cometiendo robos o violencia sexual. Con estos objetivos se usa en varias partes, pero con mayor frecuencia en los países de América Latina, especialmente en Colombia.

Advertencia: la información que se informa no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *