Cómo hacer un vivero

Cómo hacer un vivero

Una de las mejores y más precisas técnicas para la regularidad y la uniformidad del crecimiento de las plántulas en la granja o en un huerto familiar es comenzar desde los semilleros. Esta técnica también requiere restauraciones muy bajas de bancarrotas, tiempos de producción de las producciones más programables, plantas más saludables porque las condiciones de crecimiento son más controlables y un mejor control de las malezas. Además, al ser capaz de cultivar las plántulas en un semillero en un ambiente protegido del frío invierno, puede anticipar la producción sin tener que recurrir a cultivos en invernaderos que producen efectos negativos significativos sobre el medio ambiente y el hombre. Para hacer una producción que nos libera de las compras en el vivero, que obviamente cuesta más, y evita la siembra en el campo abierto, con los problemas descritos anteriormente, podemos seguir las técnicas simples que son la base del vivero.

 

En esta hoja vemos cómo crear un vivero y, sobre todo, cómo gradualmente adquirir una profesionalidad cada vez mayor; además, el espacio necesario para producir incluso grandes cantidades de plántulas es muy pequeño. Para comenzar con esta actividad, simplemente podemos usar una pequeña caja en la que las semillas germinarán o comprar algunas semillas de papa (como la de la imagen) que se encuentran fácilmente en tiendas especializadas o en Internet. Una vez que se ha identificado la siembra donde se va a realizar la siembra, se debe hacer el sustrato adecuado. El consejo es mezclar el suelo de turba negro no ácido con arena (posiblemente silícea) en una proporción de 2: 1. Alternativamente, puede comprar suelo listo para usar para plantas de vivero. Una vez que se ha obtenido el sustrato, debe colocarse en la plántula, húmedo y ligeramente estreñido (también por medio de un nebulizador), teniendo cuidado de no llenar completamente los espacios vanos de la bandeja de semillas. Una vez que la capa de tierra húmeda está lista, las semillas se colocan en unos hocicos de unos milímetros de profundidad (indicativamente, la profundidad de la siembra debe ir de unos pocos milímetros a una profundidad como el tamaño de la semilla); en este punto, se cubre con un velo del mismo suelo, cuesta un poco lo mismo y se vuelve a humidificar como antes. Para facilitar la germinación, las semillas pueden remojarse durante 24 horas, para suavizar el tegumento; para esta técnica, se puede usar el baño de manzanilla. Recuerde que para germinar la semilla necesita la temperatura ideal. Por lo tanto, para cada tipo de planta es necesario conocer la temperatura mínima de germinación. Si sembramos tomates, esto es alrededor de 25 grados. Esto significa que la habitación donde guardamos la siembra debe tener estas temperaturas. También es importante el brillo que debe garantizarse, sin rayos directos, en la primera fase de la vegetación. En condiciones de poca luz las plántulas tenderán a crecer demasiado largas, delgadas y con hojas de color verde claro. Si ha utilizado una semilla alveolar, el trasplante debe hacerse con todo el pan molido cuando las plántulas, además de las hojas cotiledóneas (las de la semilla real), hayan emitido las primeras hojas reales. En general, esta es la mejor técnica, menos traumática y más segura ya que las raíces no se alteran y aún no se han desarrollado demasiado. La operación de movimiento desde la siembra hasta el campo completo debe hacerse de la siguiente manera. En la parte inferior de cada espacio, las sembradoras tienen un pequeño orificio de goteo. Antes de trasplantar, evite demasiada agua del suelo que podría romperse en esta operación, con un palo pequeño o con el dedo, solo necesita presionar este orificio desde abajo hacia arriba para sacar todo el pan de tierra que contiene la plántula. Antes de trasplantar, obviamente tienes que preparar la tierra para transplantar bien; proporcionarle una buena cantidad de sustancia orgánica; incluso apártalo con pajitas que son tu guía para plantar. Una vez plantado, debe tener la previsión de nivelar perfectamente las plantas de semillero con la planta baja (ni muy profundas ni demasiado superficiales) e irrigarlas suavemente de inmediato. En este punto, el verdadero cultivo comienza en el campo abierto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *