Bosque templado de Valdivia

Bosque templado de Valdivia

El bosque templado Valdivia es la tercera más grande del mundo, con de 248 mil kilómetros cuadrados, y se considera un biogeográfica isla. Por esta razón, tiene un alto porcentaje de especies endémicas, y es considerado uno de los 34 lugares más ricas en biodiversidad del planeta. Es un área más grande de Gran Bretaña, que cubre un área enorme cerca de la costa oeste de América del Sur, principalmente en Chile, sino que también abarca partes de Argentina. Este bosque es el nombre de la ciudad de Valdivia, y consiste en un sotobosque de helechos y bambú, así como las especies de árboles de hoja perenne que lo componen. Es importante eco-región y, por lo tanto, considera las organizaciones ambientales más importantes en el mundo, de la liga de los ecosistemas para ser preservado. El bosque de Valdivia se compone principalmente de las plantas con flores (angiospermas) y hay coníferas de hoja perenne y plantas de hoja caduca típicos del clima mediterráneo, con una densa maleza, como hemos mencionado helechos y bambú.

 

Esta región ecológica, sólo uno de los bosques templados de América del Sur, junto con los bosques de las islas de Juan Fernández (por ejemplo, aquellos en los que se desarrolla la novela Robinson Crusoe), es el hogar de una extraordinaria biodiversidad, con muchas plantas y animales que no se encuentran ninguna otra parte en la faz de la Tierra. En el interior hay alrededor de 35 áreas protegidas, que incluyen parques, reservas y monumentos naturales. Lamentablemente, la invasión de la “civilización” está poniendo a este ecosistema en una grave crisis; De hecho, es amenazada por las actividades económicas – en muchas áreas de su flora únicas es reemplazada por especies exóticas como pinos y eucaliptos – y la infraestructura (como carreteras que pasan por allí, y los proyectos hidroeléctricos). Entre las especies únicas recuerda los (Fitzroya cupressoides) Alerce, un árbol, como la secoya, puede vivir hasta 4.000 años y alcanzar alturas de 70 metros de diámetro y cuatro; para entender más sobre la torre de Pisa que tiene 63 metros de altura. Los Fitzroya cupressoides (también llamados alerce), la única especie del género Fitzroya, es una conífera típica de Chile y Argentina. A su favor está el Gobierno de Chile ha decidido que se trasladó a proteger a esta especie, entre otras cosas, crece muy lentamente y es un monumento nacional que legalmente no se puede cortar. Desafortunadamente, su madera dura y fuerte ha llevado a una carrera despiadada hacia el corte ilegal. Recientemente, los ecologistas han tenido que iniciar una campaña internacional masiva para exigir una mayor protección dell’alerce y, finalmente, el gobierno chileno ha bajado las reservas a la inclusión de este árbol en el Apéndice 1 de (la Convención Internacional sobre el Comercio Internacional de la CITES especies amenazadas de animales y plantas), o en la lista de especies para las que existe una prohibición total sobre el comercio. Esto significa que Chile, por tanto, no otorga los permisos de exportación de Fitzroya cupressoides madera y bajo la protección de esta especie, la maleza y todo el ecosistema será mejor salvaguardados. Este resultado es de una importancia fundamental, ya en 1987 había propuesto Argentina incluyendo el alerce en la CITES y los miembros de la Convención de acuerdo, pero se diferencia de Chile. La especie podría cortarse, incluso con restricciones, y comercializarse. Por desgracia, esta situación llevó al mercado negro de madera de alerce que ha alcanzado un valor de $ 5.000 por metro cúbico y esto ha dado lugar, según las estimaciones, al corte, en este período, más de 30.000 hectáreas de bosque. . Entre las principales causas de este comercio ilegal que se descubrieron tres compañías estadounidenses que habían importado alerce de Chile Entre la flora de los bosques típicos de Valdivia son: mirto (Luma apiculata), avellano (Gevuina avellana), coigüe o Coihue (Nothofagus dombeyi), Colihue (Chusquea culeou), Copihue (Lapageria rosea), la flor nacional de Chile Luma (Amomyrtus luma), Murta (Ugni molinae), Notro (Embothrium coccineum), Quila (Quila Chusquea) y Tineo (Weinmannia trichosperma). Entre los animales salvajes: mofetas y mofeta Patagónica, Huemul, Huina o un gato rojo, gliroides, Myotis, pudú, el puma, zarigüeya ratón runcho, bandurria, Cauquen, cisne de cuello negro, Chucao, Ellos Choroy, Tiuque o chimango, treile, Queltehue o tero sur, lagarto delgado, lagarto Valdiviana, rana chilena, rana de Darwin, Sapito tres rayas, Sylvan Sapito, Mehuín sapo, sapo manchas rojas. Entre los champiñones Changle o coral, piel de monte, dedos muertos, magellanicus Cortinarius y otros. En resumen, una isla de biogeografía única e irrepetible.

Guido Bissanti




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *