Morfina

Morfina

La morfina es uno de los alcaloides más abundantes y principales en el opio. El opio es un estupefaciente que se obtiene de la incisión de las cápsulas inmaduras de Papaver somniferum, con la colección de látex que rezuma, que posteriormente, se deja coagular aire en una resina oscuro que se amasa luego en panes de color marrón que tienen un olor dulzón y un sabor amargo. La morfina fue el primer ingrediente activo extraído de una fuente vegetal y es uno de los aproximadamente 50 alcaloides presentes en el opio. La morfina, por regla general, está contenida en un porcentaje del 8 al 17 por ciento del peso seco del opio pero, en algunas especies, puede alcanzar el 26 por ciento. Algunas variedades de amapolas como Przemko y Norman se usan para producir otros dos alcaloides, que son tebaína y papaverina, utilizados en la síntesis de los opioides, tales como semillas de oxicodona y etorfina y otras sustancias sintéticas. Otra amapola, el Papaver bracteatum (Lindley) es una especie de la cual se obtiene una gran cantidad de tebaína.

 

Hasta la fecha, sin embargo, no se ha confirmado la presencia de morfina en otros papaverales y papaveraceas, así como en algunas especies de lúpulo y otras especies. La producción de morfina se produce principalmente en las primeras etapas del ciclo de vida de la planta. Pasado el punto de extracción óptima, es la extracción de otros alcaloides, como la codeína, la tebaína, oxicodona, cantidades insignificantes de la hidromorfona, la dihidromorfina, dihidrocodeína, hidrocodona y tetraidrotebaina. La morfina se usa en medicina como analgésico para el tratamiento del dolor agudo y crónico. Su acción a nivel del organismo depende de la forma como se toma pero, por desgracia, establece rápidamente una fase de habituación y la tolerancia, a saber, la necesidad de aumentar las dosis con el fin de ser afectados por los mismos efectos analgésicos obtenidos a partir de las dosis anteriores. Además, la morfina crea una dependencia tanto física como psicológica, que puede ocurrir después de algunas semanas de uso diario estándar. Por esta razón, las terapias iniciadas con morfina no se pueden interrumpir bruscamente, pero la dosis debe aumentarse gradualmente para no provocar síndromes de abstinencia.
La síntesis de morfina tiene orígenes inciertos. Parece que su descubrimiento debe atribuirse a los antiguos alquimistas, pero la fórmula probablemente se perdió durante la conquista otomana de Constantinopla. Es así que ha llegar a 1522, cuando Paracelso se refiere a un elixir hecho de opio llamado láudano (elogio) y que fue descrito como un potente analgésico, pero para utilizar de una manera moderada. Posteriormente, en el siglo XVIII, la Compañía de la India se interesó directamente en el comercio de opio en la India y en ese momento otro opiáceo (llamado láudano) fue ampliamente utilizado por los médicos para sus pacientes. Sin embargo, el descubrimiento de esta primera alcaloide, por extracción de la planta de amapola, debe atribuirse a Friedrich Sertürner en diciembre de 1804 en Paderborn, que comercializa el fármaco y como analgésico para la adicción al opio y alcohol. Pero no pasó mucho tiempo para darse cuenta de que la morfina proporcionaba más dependencia que el alcohol o el opio, con efectos devastadores en la vida social y la salud del paciente. El caso del uso de la morfina en la guerra es emblemático, con cientos de miles de soldados que sufren de síndrome de adicción en diferentes teatros de guerra.

Advertencia: la información que se informa no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *