Setas que se pueden cultivar

Setas que se pueden cultivar

El cultivo de hongos, además de ser una de las actividades agrícolas más interesantes, siempre ha atraído el interés y la curiosidad de quienes quisieran cultivarlos para consumo personal y aficionado. En esta nota explicativa explicaremos cuáles son los hongos que se pueden cultivar y cuáles no, y las motivaciones detrás de este tema. Mientras tanto, para conseguir un poco ‘más en el fondo de este asunto que tenemos que empezar a decir que los hongos se dividen en dos grandes categorías: los hongos saprófitos y los simbiontes. Mientras tanto, la misma etimología de los dos términos puede aclarar los aspectos fundamentales. El término saprofita, desde σαπρός griego (sapros) «podrido» y φυτόν (Phyton) «planta», indican aquellos organismos que se alimentan de la materia orgánica muerta o en descomposición. Esto significa que los hongos saprófitos para crecer y desarrollarse necesitan un sustrato en descomposición del cual se nutren. Los simbiontes se denominan, en cambio, organismos que necesariamente viven una relación con otros organismos vivos y que no derivan necesariamente el beneficio mutuo de la vida en común. Así que los hongos simbióticos, para crecer y desarrollarse, necesitan otro organismo (en nuestro caso una planta) con el que, además de un hábitat específico, deben establecer la relación simbiótica.

 

Por esta razón, es mucho más fácil cultivar hongos saprófitos, ya que es suficiente para encontrar la composición correcta de la materia orgánica en descomposición y el microclima adecuado para cultivarlos. El cultivo de hongos simbióticos en cambio es más complejo porque además de tener que recrear el hábitat correcto (que es más complejo) debemos establecer la relación de la simbiosis con la planta apropiada. Claramente, cuando hablamos de cultivo nos referimos a los macromicetos. En pocas palabras, podemos decir que las setas se originan a partir de esporas, de la que generan las hifas (raíces pequeña micelio también pide) a partir del cual, en condiciones microclimáticas son adecuados y genera el cuerpo fructífero que es hongo macroscópico que vemos. Entre los refugiados que se pueden cultivar, incluimos:
The Ears of Elephant (Pleurotus gen.): Cultivo, incluso intensivo, no es difícil. El Pleurotus prefiere sustratos simples como paja triturada de trigo y serrín mezclado con agua, pasteurizado y finalmente inoculado (sembrado). Este hongo se puede cultivar mediante la inoculación de partes del tronco de roble, álamo, sauce o mora y fructifica durante todo el invierno.
El Pioppini o Piopparelli: Es una especie saprófitos en lugar adaptable que se presta muy bien al cultivo artificial, en cepas de hoja caduca (. Ej álamo, sauce, roble, olmo y anciano) parcialmente enterrado y húmedo, con precauciones especiales. Los sustratos indicados para Pleurotus también se pueden usar, pero con una mayor atención a la humidificación constante y a la temperatura de unos pocos grados superiores (alrededor de 20 ° C).
Los champiñones (Agaricus pratensis): para cultivar los hongos serán suficientes para obtener una o más cajas de madera (tipo de comestibles) selladas con plástico, llena de tierra pre-compost de estiércol de caballo, paja y otros residuos vegetales. El micelio se puede comprar e inocular cuando las temperaturas son de alrededor de 25 ° C. En este punto, es necesario mantener el sustrato (no mojado) y el entorno de crecimiento sombreado y sin ventilación húmedo, la temperatura óptima es de 23 ° C. Después del período de incubación (15 días) tendremos una cosecha cada 10 días hasta que el sustrato se haya agotado.
Los champiñones (Agaricus bisporus): el cultivo sigue las mismas indicaciones de «familiares cercanos» champiñones y presenta una productividad indicativo de 5% con respecto al peso del material inoculado y colonizado por hifas de los hongos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *