Cómo hacer boro en las plantas de forma natural

Cómo hacer boro en las plantas de forma natural

El boro es indispensable en muchas actividades que son funcionales para la vida de las plantas; su deficiencia causa, en la mayoría de los casos, trastornos fisiológicos graves. En resumen, el boro: regula el metabolismo de los hidratos de carbono, fomentando la translocación de ciertos sitios y la acumulación en otros; a nivel celular influye mucho en la permeabilidad de la membrana, permite una división celular ordenada, es crucial para la fertilidad del polen; participa en la síntesis de grasas y su metabolismo; influye en gran medida en la absorción y translocación de calcio, potasio y fósforo; favorece la fijación de nitrógeno en las leguminosas. Sin embargo, algunos aspectos de su actividad en las plantas aún no se han explicado satisfactoriamente. El boro es absorbido por plantas como los iones de borato (BO33-) o el ácido bórico (H3BO3), que están más ampliamente disponibles para los sistemas de raíces en condiciones de pH neutro o ligeramente ácido. En las plantas, el boro es bastante móvil, pero no se puede redistribuir de los órganos viejos a los nuevos. La concentración de boro entre 2 y 15 ppm se considera en escasez, entre 15 y 50 ppm en forma óptima equipada, por encima de 75 ppm puede dar lugar a manifestaciones de la fitotoxicidad, que varían dependiendo de la especie.

Altos niveles de potasio y calcio en el suelo acentúan la borocarenza. En esta contribución veremos cómo hacer boro en las plantas de forma natural.
Para las contribuciones de boro pueden utilizar los productos resultantes de la transformación de los minerales de boro, como ácido bórico, anhídrido bórico, bórax, colemanite (aunque la atención porque los pequeños excesos pueden causar citotoxicidad). Si en lugar nos encontramos en suelos que, especialmente para el pH mayor que 7, hacen poco boro puro disponible presente en cantidades absolutas adecuadas, a menudo es preferible operar por aplicación foliar con formulaciones específicas en el que el boro está unido con compuestos orgánicos tales como polisacáridos o aminas (en particular etanolamina) que favorecen la absorción por el dosel del cultivo (recomendamos 2-3 aplicaciones en fertigación o foliar con dosis de boro de 80-100 gramos por hectárea y por intervención). Pero si hemos llegado a la fertilización foliar, es posible que tengamos una elección equivocada de la planta de acuerdo con las características del suelo, y este es un error agronómico que nunca debería hacerse. Al igual que con otros microelementos, la remoción de boro llevada a cabo por los cultivos es realmente reducida, ya que puede variar de 80 a 300 gramos por hectárea y por año. En los suelos con pH subalcalino o alcalino, prácticamente no hay pérdidas de boro debido a la escorrentía, un fenómeno que en cambio puede ocurrir en suelos ácidos en condiciones de lluvias intensas. Las situaciones de exceso de boro no son infrecuentes; Suelen presentarse para la matriz del suelo o para la naturaleza del agua de riego que, especialmente en las áreas cercanas a las áreas termales, puede registrar un contenido considerable de este microelemento. En estos casos, la toxicidad de boro puede ocurrir con las puntuaciones amarillas de la lámina de la hoja que luego puede degenerar en áreas oscuras y luego necróticas con el avance de la toxicidad. Las verduras que pueden ser más sensibles al exceso de boro son, p. fresa, frijol y alcachofa; aquellos que lo toleran bien incluso en niveles altos son la zanahoria, la remolacha, la cebolla, la lechuga y el nabo. Pero a menudo son las técnicas agronómicas las que pueden regular mejor la concentración de boro. Estos incluyen el de mantener un suministro adecuado de sustancia orgánica en el suelo debido a que es una fuente de boro para los cultivos y porque regula de una manera natural la relación adecuada entre la fase de aire y la fase líquida en el suelo; útil es la técnica de acolchado que realiza dos funciones: disminuye las necesidades de riego y por lo tanto el peligro de lixiviación de boro y al final de su uso trae sustancia orgánica útil para la reinserción de este elemento. También use la técnica de riego de una manera equilibrada para un grado correcto de humedad en el suelo. Sin embargo, la fase en la cual es más importante que la planta tenga la cantidad correcta de boro es la que precede y sigue a la floración, siendo el boro el que determina la polinización y la fertilización.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *