Dossier sobre Xylella – Acto muy serio de oscurantismo científico

Dossier sobre Xylella – Acto muy serio de oscurantismo científico

Xylella fastidiosa (Wells, Raju et al., 1986) es una bacteria Gram negativa de la clase Gammaproteobacteria de la familia Xanthomonadaceae; esta bacteria vive y se reproduce dentro del aparato conductivo de la linfa cruda (los llamados vasos xilemáticos) que inhibe la absorción de agua y otros nutrientes con el secado gradual de las plantas afectadas. Una bacteria que amenaza a los olivares y, por lo tanto, al mercado del petróleo en Apulia y que los científicos ahora, después de medidas inexplicadas que no cuentan con el respaldo de suficientes datos científicos, esperan luchar contra los remedios naturales o oponerse a ellos. Desde 2015, como se sabe, se ha decretado que cada planta dentro de un radio de 100 metros de los afectados por Xylella fastidiosa, debe ser erradicada, incluso si no está enferma. Por esta razón, más de 5.000 km de tierra (un área igual a 3 veces la de Londres) fueron clasificados como infectados con la perspectiva de tener que erradicar alrededor de 11 millones de olivos. De hecho, por decreto del gobierno italiano, la UE y el gobierno de Roma han asignado millones de euros para el “estudio del fenómeno” y para la erradicación de los árboles enfermos.

 

En 2015, Francia, como precaución, prohibió la importación de productos de Puglia que podrían ser portadores del patógeno, con un daño económico de mil millones de euros. Pero los estudios de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) sobre la Xylella se basó en la información de la CNR de Bari, pero no en una experimentación científica realizada según criterios epistemológicos ortodoxos; de hecho, estos resultados nunca han aparecido en revistas científicas internacionales. En resumen, frente a una disposición tan drástica y dos años después del primer y único “estudio piloto” de la EFSA, un estudio revisado por pares aún no ha salido, por lo que carece de la idoneidad para la publicación científica. Acto muy serio de oscurantismo científico y voluntad inconstitucional. Recuerdo que para tener la certificación de validez científica, varias partes deben verificar, probar y contradecir los datos. Piense un poco sobre la teoría de la relatividad de Einstein, cuántos años pasaron antes de aceptarla como válida. En el Xylella, visto en cambio no. Estamos en la alta Edad Media.
De hecho, hay casos de olivos que han sido recuperados, curados, incluso con métodos empíricos y nadie ha mostrado la idea de hacer que sea objeto de un estudio científico exhaustivo antes de que se destruyan dos millones de árboles de Puglia y que la faz de la Región y el su antiguo ecosistema colapsó. Además, no se han implementado sistemas científicos para verificar por qué algunas plantas son resistentes y otras no. El procedimiento natural para verificar los procesos de selección natural que tienen lugar en todas las enfermedades de plantas y animales no se ha seguido. ¿Un caso inexplicable de negligencia científica o una verdadera patología del sistema científico italiano e internacional? La investigación no ha conocido el desarrollo que debería haber permitido a expertos de todo el mundo encontrar soluciones e investigar los muchos experimentos empíricos existentes que parecen dar respuestas concretas al cuidado de los árboles. Lo que luego suena como alarma es que el último monitoreo oficial (de marzo de 2017), realizado en cerca de 158 mil hectáreas de tierra (con verificación en el laboratorio de 150 mil plantas, es decir, alrededor de una por hectárea), tuvo dada la certeza de que en un área a unos 30 kilómetros del Adriático al Jónico y de aproximadamente 50 de ancho, el área estaba libre de Xylella.
El resultado fue que de las aproximadamente 150 mil plantas analizadas, solo 200 habrían sido positivas para Xylella (0.13%). Sin embargo, sobre la base de este umbral (recuerdo aquí que los umbrales mínimos de intervención existen en cualquier enfermedad de las plantas y este no es un umbral que justifique este tipo de intervención) La UE ha tomado la decisión de cortar todo y proponer el reemplazo con plantas resistentes a xylella. Además, el monitoreo llevado a cabo por la Región de Puglia indicó que Xylella solo estaba presente en el 6.5 por ciento de las 1.536 plantas enfermas muestreadas en el área infectada; muy poco para establecer la certeza de la correlación entre bacteria y enfermedad y por lo tanto entre Xylella y la desecación.
Además, otros investigadores “independientes” que trabajan en Puglia están convencidos de que hay muchos otros factores en la desecación de árboles en la región, y que la forma más efectiva de combatirlo es el uso de remedios naturales utilizados en la antigüedad por los agricultores, donde la Xylella Es probable que esté presente en Puglia durante mucho tiempo y que muchas plantas hospedadoras estén bien y vivan juntas, como lo afirma la Dra. Margherita D’Amico, que dirige un equipo de bacteriólogos expertos que buscan una cura.
Con esta consideración, el profesor Marco Scortichini (bacteriólogo de la Universidad de Caserta en Caserta), que ha realizado numerosos estudios sobre Xylella, está de acuerdo: “Los remedios naturales funcionan. Lo único que se puede hacer cuando una bacteria se ha propagado es encontrar la manera de vivir y fortalecer las defensas naturales de los árboles para que sean menos vulnerables “.
Esta declaración está probada en el campo del hecho de que muchos árboles confiados a su cuidado por algunos agricultores fructíferos están floreciendo nuevamente y darán sus frutos en octubre. Se produjeron resultados similares para otros árboles infectados por Xilella cerca de las ciudades de Apulian de Avetrana y Martina Franca, en la provincia sureña de Taranto.
A este respecto, cabe mencionar la experiencia de un agricultor, el Sr. Ivano Gioffreda, presidente de la Associazione Spazi Popolari, que durante algunos años ha estado experimentando con unos 100 olivos que mostraron signos de desecación y que se han salvado por completo: los árboles están floreciendo, están vivos y están bien.
En este punto, como dijo alguien, surge la pregunta: ¿por qué estamos implementando cada vez más procesos de toma de decisiones resumidos y, por lo tanto, fuera de las reglas de la naturaleza? ¿Deseamos exterminar enfermedades más o menos imaginarias o la libertad humana que ha coexistido con la Naturaleza durante miles de años? ¡Creo que respondiste la respuesta tú mismo!

Guido Bissanti




3 pensieri riguardo “Dossier sobre Xylella – Acto muy serio de oscurantismo científico

  • 28 de julio de 2018 in 16:38 04Sat, 28 Jul 2018 16:38:18 +000018.
    Permalink

    La verticillosi determina anch’essa il disseccamento. Non vorrei che chi effettua il campionamento e al successiva analisi non stia prendendo un abbaglio madornale.

    Risposta
  • 29 de julio de 2018 in 12:11 12Sun, 29 Jul 2018 12:11:56 +000056.
    Permalink

    Non sto capendo più nulla. e mi sto informando appassionatamente al problema, l’osservatorio di Bari dice di usare modi drastici nelle zone cuscinetto . Ma sto politici di merda ci stanno rovinando

    Risposta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *