Cómo combatir la carpocapsa de forma biológica

Cómo combatir la carpocapsa de forma biológica

La polilla de la manzana (Cydia pomonella (Linnaeus, 1758)) es una polilla tortricidé de las más perjudiciales en los cultivos de frutas de pepita y de otros cultivos, así como la nuez. En la etapa adulta del gusano de la manzana es una mariposa de 15-22 mm de envergadura con las alas gris veteado en la parte más cercana a la cabeza y con mayor intensidad venas transversales de bronce en la parte posterior. En esta contribución, vemos qué medidas tomar para contenerlo y cómo combatir la carpocapsa de una manera biológica. Para operar esto, debemos partir del ciclo biológico y del daño que causa a los cultivos arbóreos. Las larvas son de color blanquecino lugar oscuro con la cabeza y, con el tiempo, sin embargo, se vuelve oscura que el resto del cuerpo, y luego cambiar de nuevo y convertirse en amarillento y finalmente de color de rosa. Su longitud final es de aproximadamente 15-20 mm. El daño a las frutas está determinado por las etapas larvales que penetran en la fruta cavando túneles en la pulpa y que se vuelven fáciles de identificar incluso en el exterior. Una vez que el desarrollo ha terminado, la larva deja la fruta cavando un túnel de salida adicional. En climas templados mediterráneos, la carpocapsa inverna como la larva madura en diapausa dentro de los capullos en los recovecos de los troncos de los árboles o en el suelo.

 

Cuando llega la primavera, las larvas lloran y, entre abril y mayo, los adultos parpadean, con un máximo en la segunda quincena de mayo. Las mariposas están activas al ponerse el sol y con temperaturas superiores a 15 ° C hay acoplamientos de los que a los pocos días siguen las oviposiciones. La primera deposición está aislada en hojas o ramitas cerca de la fruta. Después de unos días las larvas penetran en los frutos donde completan su desarrollo en 20-30 días y, cuando alcanzan la madurez, escapan para incriminarse bajo la corteza de los árboles. La segunda generación es, pues, desde finales de junio hasta la segunda generación de mariposas agosto.le ovidepongono directamente sobre las frutas ya desarrollados, de modo que las larvas de segunda generación tienen un periodo de incubación muy corto y son activos de julio a agosto. En este punto (también dependiendo del clima) larvas tienen dos opciones de desarrollo: o bien entrar en diapausa, para terminar el ciclo anual o incrisalidarsi para dar lugar a la tercera generación, cuyos adultos oscilará entre agosto y septiembre y se activa hasta octubre. En este punto entre el primer frío y el fotoperíodo cambian las larvas se reparan en el capullo para pasar el invierno. Los daños, que son más graves y más rápidos en las últimas generaciones, causan podredumbre, caída de fruta y, en ocasiones, pérdida total del producto.
Para implementar la defensa biológica debemos comenzar desde el monitoreo de insectos a través de trampas con feromonas específicas, colocadas en número de 2-3 por hectárea, en las ramas de los árboles. A través de estas trampas, se puede establecer el umbral para la siguiente intervención. Cuando la captura de 2 especímenes (machos) se excede en una semana, es hora de intervenir a través de varios métodos. Los aceites blancos (mejor si son naturales) se pueden usar contra los huevos de carpocapsa. Sin embargo, si la carpocapsa todavía está en la etapa de una larva joven, es necesario actuar con una lucha microbiológica efectiva utilizando beauveria bassiana, que se encuentra fácilmente en formulaciones adecuadas. Otra posibilidad es el uso del llamado virus de granulosis Cydia pomonella G.V. que solo afecta a las larvas de carpocapsa y debe usarse prontamente, en el momento de la eclosión, siguiendo las instrucciones contenidas en las formulaciones. El tratamiento debe repetirse después de 8 días. En el control de este insecto, sin embargo, se recomienda el uso alternativo de los diversos métodos. Además, contra las larvas de tercera generación, se pueden utilizar nematodos entomopatógenos, como Steinernema feltiae en el período otoñal, con temperaturas externas que deben ser superiores o iguales a 10ºC. Otros sistemas pueden ser de tipo mecánico, como el de las trampas de banda en cartón de parafina corrugado que capturan mecánicamente las larvas que descienden a lo largo de la corteza y quedan atrapadas y quemando posteriormente estas bandas. También hay redes antiinsectos pero una gestión compleja para huertos intensivos.
La última consideración es, en cambio, la que sigue los principios de la agroecología y que hoy en día en la agricultura moderna a menudo se pasa por alto. La posibilidad de plantar huertos con alternancias de las especies, filas, siembra de césped, arbustos y plantas que biodiversificano la huerta están mostrando al mundo de una manera diferente para contener cualquier parásito debido a su proliferación es casi siempre debido a un agravamiento (especialización) de ‘agroecosistema al que los parásitos responden como retroalimentaciones para restaurar las condiciones ecológicas de menor impacto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *