La música favorita de las plantas

La música favorita de las plantas

¿Hay alguna música favorita de las plantas? Dicho así parece una pregunta después de una buena resaca o, sin embargo, pronunciada por una persona con algún problema, porque esto implicaría, por parte de las plantas, las cualidades sentimentales o capacidades perceptivas de los sonidos. De acuerdo con el modelo cultural y científico prevaleciente, esta pregunta no debería tener ningún sentido, sin embargo, a lo largo de los años, varios estudios científicos han observado cómo las plantas muestran respuestas a estímulos o sonidos musicales.
Para comenzar con la “prehistoria” de estas investigaciones científicas podemos contar ya que en 1962, el Dr. TC Singh, jefe del departamento botánico de la Universidad de Annamali en India, comenzó un experimento para observar el efecto de los sonidos musicales en Balsaminaceae.

 

Bueno, las plantas expuestas a la música aumentaron su tasa de crecimiento en un 20% y su biomasa aumentó en un 72%. El experimento se realizó escuchando las plantas, primero de música clásica, luego de la música Rāga (música clásica india basada en escalas musicales). El Dr. TC Singh también concluyó, en su investigación, que a las plantas les encanta el sonido del violín. Una investigación similar se llevó a cabo en Canadá ya en la década de 1960; Goerge Smith, un botánico e investigador agrícola, sembró plantas de maíz en invernaderos separados, para una comparación de muestra. En el invernadero, el objeto del experimento, transmitió la canción de George Gershwin “Rhapsody in Blue” durante las 24 horas del día y descubrió que las plantas de maíz pesaban un 40% más que las plantas sembradas en el invernadero sin música.
Pero hay más (y aún más increíble); pero, ¿a las plantas les gusta la música rock? Según Dorothy Retallack (del libro publicado en 1973: El sonido de la música y las plantas) no tanto. El autor hizo algunos experimentos; durante uno de estos también probó la música rock (Led Zeppelin y Jimmi Hendrix) en una variedad de plantas. El descubrimiento fue sensacional: las plantas intentaron “escapar” de esa música extendiendo ramas y hojas en el lado opuesto al altavoz de donde provenía el sonido. Además, las hojas parecían más pequeñas de lo normal y la planta presentaba los mismos síntomas que una planta regada en exceso. Y la música clásica? Bueno, aquí también encontramos experiencias. En Italia, el Sr. Carlo Cignozzi, en su libro: El hombre que susurra a las vides, informa cómo ha colocado amplificadores entre las filas de su viñedo difundiendo la música de Mozart. Sin embargo, la uva, mimada por las notas del famoso músico austríaco, ha producido efectos sorprendentes con un crecimiento más rápido y saludable, protegido por el ataque de insectos y parásitos.
Obviamente, la cosa no pasó desapercibida y, según estudios realizados en los últimos años, las vibraciones producidas por la música y la voz humana ayudan no solo a mejorar las plantas, sino también a influir positivamente en la biología del suelo a través de la proliferación. El hongo y las bacterias “útiles” que promueven el desarrollo de las raíces, las hacen más fuertes y más vigorosas.
Por lo tanto, en Francia hemos pasado de la investigación a las aplicaciones prácticas; una técnica ecológica que representa un estímulo para reflexionar sobre el mundo de la materia, las vibraciones, las frecuencias y las armonías. La suposición es que dado que la materia (de la que todos estamos hechos) también es vibración, las vibraciones, especialmente las armónicas, interfieren positivamente con las vibraciones microbiológicas.
Por otro lado, los efectos positivos de la música ya son conocidos en el hombre. La musicoterapia se considera una cura real que puede actuar para intervenir tanto a nivel de rehabilitación como a nivel terapéutico, en una variedad de condiciones patológicas. Ahora la terapia pasa a las plantas.
Podríamos concluir diciendo: buscando músicos Agrónomos.

Guido Bissanti




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *