Reconvertir los sistemas agrícolas

Reconvertir los sistemas agrícolas

Bajo la presión de la necesidad previsto en el Tratado de Roma se ha ido hacia un modelo de producción que, en paralelo a otras áreas de la actividad humana, ha visto el nacimiento y crecimiento de los sistemas de producción de las necesidades de energía (recuerda que la alimentación es el primer sistema de producción de energía humano) abierto, concentrado, dependiente de sistemas no renovables y, por lo tanto, con altos contenidos de entropía. En resumen, sistemas de baja eficiencia energética. Todo esto sin resolver, lo que es peor, los principales objetivos del Tratado de Roma y los tratados internacionales similares: acabar con el hambre en el mundo y proyectar el planeta en una era de «ser». A gran escala, toda la emergencia social y ecológica de nuestro planeta es el fruto de una economía de lo imposible.
Una economía deseada y escrita por economistas a menudo ingenua pero también impulsada por grandes intereses que no conocían ni tenían interés en conocer la organización de Sistemas Complejos, como el Ecosistema Social y el Ecosistema Ambiental.
Este Economía, en marcado contraste con los principios de la física y la termodinámica, que se generan en el sector agrícola que podemos definir la «ilusión verde», y que, paralelamente ha llevado a una serie de desequilibrios en los que es debido a la dirección, por primera vez en la historia, un Papa con una encíclica: el «Laudato sì». Por esta razón, debemos revisar todo el enfoque ético, científico y técnico que caracterizará las políticas del futuro.
Sistema de producción: la organización del sistema de producción, por lo tanto la finca, debe ser revisada desde una perspectiva agroecológica. Sin embargo, la organización agroecológica de las producciones es sustancialmente diferente, y para algunos opuestos diferentes a la mayoría de las organizaciones productivas de nuestras granjas. La agroecología es una ciencia que, como tal, ha sido desatendida y, en algunos aspectos, abandonada con la aplicación de los principios de la Revolución Verde. En agroecología es imposible no respetar los elementos fundamentales de los rendimientos energéticos de los sistemas agrícolas que, en la actualidad, dan fe de eficiencias equivalentes a 1/10 de las obtenibles siguiendo los principios de la ecología. Esto se debe a que hoy, en las granjas «modernas», hemos convertido la producción Agroecosistema de cerrada a abierta.

En un sistema termodinámico cerrado, el sistema debe proveerse para el suministro de material y el único intercambio con el externo permitido es el energético; en un sistema termodinámico abierto que se pueden intercambiar con el exterior tanto de la energía y la materia que esta condición no tiene repercusiones considerables indiferente, pero debido a que el intercambio de las masas (transporte) a medida que avanzamos en un sistema inercial se lleva a cabo con la disminución de los rendimientos a medida que más y más están las tasas de masa intercambiadas. Esto se debe a que las masas que se mueven absorben energía.
El segundo aspecto es que, para lograr un mejor rendimiento, el sistema disipativo (s sistemas ecológicos son sistemas disipativos) debe aumentar la complejidad de su estructura (es decir, el orden) por la disminución de su entropía (neguentropia); en resumen, debe diversificarse.
Las especializaciones productivas, las aportaciones de grandes cantidades de masas externas (químicas, mecánicas, etc.) juegan contra todas estas condiciones, afectando la complejidad del sistema, reduciéndolo a favor de formas de energía de alta entropía (ver desertificación y disminución de la biodiversidad) .
Esta Ciencia se basa en un principio analítico diferente; se basa en la epistemología de la complejidad, cuyo padre es el Premio Nobel de Química de 1960 Ilya Prigogine.
Es evidente que la conversión de nuestras células de producción (granjas) Sistemas de abierto a sistemas cerrados tiene que caer impacto en los sistemas ecológicos y humanos asociados con ellos que, estructuración según la epistemología de la complejidad, deben adaptarse y formar de nuevo en consecuencia. Estas consideraciones, que no son cuestionables, conducen a una serie de necesidades en el sector agroalimentario:

  • Remodelación de granjas hacia formas altamente biodiversificadas;
  • Ajuste del tamaño de la empresa a una relación concreta de gestión cultural y energética con su núcleo promotor (agricultor en todas sus formas);
  • Aplicación del principio de Soberanía Alimentaria como implementación, a mayor escala o, si se prefiere, de macroáreas geográficas (Biorregiones), de los principios de mejor eficiencia de los Sistemas Energéticos.
    La realización del concepto de Km cero como la mejor condición para operar en presencia de sistemas termodinámicos más cerrados (Protocolo de Kioto).
  • La realización de lo que en el sector de la ingeniería eléctrica se llama «generación distribuida», que no es otra cosa que la síntesis o el compendio de todo el asunto.

El tiempo disponible para esta metamorfosis es escaso, pero la verdadera lucha se da en dos frentes: por un lado, los agricultores muy desalentados y, a menudo, no preparados para este gran cambio; por otro lado, las políticas de dirección para este gran proceso y aquí el debate político aún es de cero años.

Guido Bissanti




2 comentarios en “Reconvertir los sistemas agrícolas

  • el 12 de mayo de 2018 a las 08:00 08Sat, 12 May 2018 08:00:57 +000057.
    Permalink

    Ritengo che su questo post siano necessari una serie di articoli (o meglio, presentazioni) per chiarire ancora e divulgare maggiormente. Grazie

    Respuesta
    • el 12 de mayo de 2018 a las 09:21 09Sat, 12 May 2018 09:21:09 +000009.
      Permalink

      Grazie, ne approfitto per mettere nel contributo alcuni link di approfondimento dell’argomento!

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *