Cómo cultivar radicchio de forma biológica

Cómo cultivar radicchio de forma biológica

El cultivo de radicchio, una variedad que pertenece a la achicoria (Cichorium intybus L., 1753) requiere un cultivo muy cuidadoso. Existen muchas variedades de radicchio y antes de sembrarlas tenemos que ver las que mejor se adaptan a las condiciones climáticas específicas. Sin embargo, achicoria es una planta rústica, que aunque prefiere climas templados resiste el frío siempre que lo hagan de congelación y descongelación no alternativo. El radicchio prefiere suelos con buena dotación en sustancias orgánicas y permeables. Para la siembra, el período más adecuado es a fines de mayo y luego puede continuar durante todo el mes de julio. La siembra generalmente se lleva a cabo primero en semilleros y luego en campo abierto o directamente en el campo abierto.

Para las distancias es bueno respetar una distancia de unos 30-40 cm entre sí y si desea hacer un envío (recomendado) puede preparar contenedores y con sextas ligeramente más pequeñas. La distancia entre los archivos obviamente debe ser adecuada para el vehículo que usará para hacerlos. Si provienen de semilleros, las plántulas deben tener un crecimiento de aproximadamente 7 cm y deben colocarse directamente sobre la raíz desnuda, teniendo cuidado de compactar el suelo ligeramente.
Para la fertilización se absolutamente no recomienda el uso de nitratos (que luego se acumulan en las hojas) por lo que este cultivo debe hacerse después de cultivos que han sido ampliamente madura fertilizados con estiércol o, en cualquier caso, con la fertilización de sustancias orgánicas en la replantación. Para agregar potasio, un elemento que la planta requiere, puede usar cenizas de poda o residuos de plantas de su granja o huerta. La ceniza se puede aplicar a la primera escarda. Se beneficia enormemente de las consociaciones con zanahorias, tomates, calabacines y especialmente con frijoles, guisantes y frijoles. Para el cultivo de la achicoria puede adoptar el mantillo, esto debe hacerse con paja vegetal y permite disminuir la contribución de riego, la compactación del suelo y eliminar el deshierbe. Una técnica importante es la del blanqueamiento; una técnica que hace que la cabeza sea más tierna y delicada. La manera más fácil de realizar el blanqueamiento se obtiene atando las hojas externas con un cordón elástico o ligero. De esta manera, las plantas se deben atar 15-20 días antes de la cosecha esperada. Tienes que hacer esto cuando las hojas están secas, de lo contrario la humedad puede condensarse dentro de los mechones y así crear las condiciones para una rápida propagación de la podredumbre.
Respecto al riego depende del período de siembra. Obviamente, durante los meses cálidos, el riego debe ser constante y oportuno, pero sin causar un estancamiento absoluto. Las deficiencias momentáneas afectan la calidad de las hojas.
Para cosechar, proceda cuando la cabeza esté apretada, es decir, cuando no ceda a la presión de los dedos. Esto se hace cortando la cabeza entera unos centímetros por debajo del nivel del país para preservar todas las hojas.
Entre las adversidades, principalmente recordamos el oidio y la putrefacción del collar. Puede operar con azufre de manera oportuna. Pero la verdadera lucha contra estas enfermedades es principalmente rotación (achicoria nunca se debe volver en la misma parcela durante al menos cuatro años), el mantillo vegetal y, si es posible, de cultivo intercalado con zanahoria, frijol, tomate, calabacín, judías y guisantes.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *