Cuminum cyminum

Cuminum cyminum

El comino (comino L.), también conocido como el comino romano, es una planta herbácea anual perteneciente a la familia Apiaceae (o umbelíferas).

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático comino pertenece al dominio eucariota, Reino Plantae División Magnoliophyta, clase Magnoliopsida, Apiales orden, familia Apiaceae y luego al género cyminum cyminum y la especie.

Etimología –
Según algunos la palabra “comino” deriva del árabe “كمون” Kamun y ha llegado a nosotros a través de la forma en español, en lugar de la griega. Según otros, la palabra deriva del latín cuminum y del griego κύμινον. El término griego en sí proviene del árabe. Este término se encontró en las antiguas lenguas semíticas, incluido el kamūnu en acadio. Sin embargo, se supone que la fuente inicial es la palabra sumeria gamun.

Distribución Geográfica y Hábitat –
Esta planta parece haberse originado en un área que se extiende desde Siria, donde el comino crece en la tierra caliente, árido, y Egipto y Asia Central, sin embargo. Se han encontrado semillas de comino en algunos antiguos sitios arqueológicos sirios. La propagación del comino, a través de Turquía y Grecia, ocurrió incluso antes de la dominación árabe en España en el siglo XV. Más tarde, esta planta también se extendió al continente americano. Hoy está muy extendido en toda el área mediterránea y disfruta de un suelo cálido, arenoso, calcáreo y bastante árido.

Descripción –
La planta de comino se caracteriza por tener un tallo delgado y ramificado de 20-30 cm de altura. Las hojas varían de 5 a 10 cm y están dispuestas en un peine. Tiene flores pequeñas, blancas o rosadas, y dispuestas en un paraguas (de ahí el término Umbelliferae). El fruto es un achenio lateral ovoidal-fusiforme, de 4-5 mm de largo, con una sola semilla. Las semillas de comino se parecen a las de hinojo o anís verde, pero son más pequeñas y de color más oscuro. Esta planta se puede confundir con alcaravea, que tiene frutos similares pero con un aroma completamente diferente.

Cultivo –
Como todas las plantas espontáneas, el comino también se puede cultivar y para hacer esto debemos saber que esta planta vive bien a pleno sol en posiciones protegidas de los vientos. El cultivo de comino requiere un verano largo y cálido, que dura de 3 a 4 meses, con temperaturas diurnas de alrededor de 30 ° C; tolera la sequía y se cultiva principalmente en climas mediterráneos. En los lugares donde el clima es frío, el comino se debe sembrar tarde, cuando las temperaturas son permanentemente suaves, es decir, alrededor de mayo. De lo contrario, también se puede sembrar al comienzo de la primavera. Además de las operaciones normales de adelgazamiento de las plántulas, desmalezado y riego (si el verano es una sequía), el cultivo de comino no requiere cuidados especiales. En cuanto a la cosecha, el período es de julio a septiembre dependiendo del área de cultivo: los paraguas se cosechan cuando comienzan a ponerse amarillos, antes de que alcancen la madurez completa y dispersan la mayoría de las semillas. Para completar la maduración inmediatamente después de la cosecha, los frutos deben exponerse al sol durante unos días suspendiéndolos boca abajo sobre un paño donde recogerán las semillas caídas. Para el almacenamiento, es importante tener en cuenta que las frutas maduras y bien secas se mantienen en cajas herméticas.

Usos y Tradiciones –
Los documentos históricos y los hallazgos nos dicen que el comino se ha utilizado desde la antigüedad. Las semillas, encontradas en el sitio sirio de Tell ed-Der, se remontan al segundo milenio antes de Cristo. además, se han hecho hallazgos sobre la edad del Nuevo Reino del Antiguo Egipto. El comino también se usó mucho, en la cocina de la antigua Roma.
Esta planta se cultivó originalmente en Irán y en las regiones mediterráneas. El comino se menciona en la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento (Isaías 28:27) como en el Nuevo Testamento (Mateo 23:23). El comino era conocido y utilizado también en la antigua Grecia y en la antigua Roma. ¿Crees que los griegos lo mantuvieron en la mesa, en un recipiente, un poco como hoy con pimienta? esta costumbre todavía se mantiene hoy en Marruecos. Posteriormente, desde la Edad Media, en Europa, esta especia se volvió cada vez menos utilizada (con la excepción de España y Malta).
Algunas tradiciones son interesantes y curiosas; por ej. en la Edad Media, una superstición quería que el comino impidiera que las gallinas y los amantes huyeran. También se creía que los cónyuges que habían traído semillas de comino con ellos durante la ceremonia de la boda habrían tenido una vida feliz. En el sur de Asia, el té de comino (semillas secas y hervidas en agua) se usa para distinguir la hinchazón del estómago debido a los gases, de un embarazo real. En Sri Lanka, en cambio, se usa para tostar semillas, luego hirviéndolas en agua y para preparar un té que se usa para calmar problemas estomacales graves.
El componente principal del comino, que le da el aroma particular, es el cuminaldehído. Otros componentes importantes del aroma de comino tostado son las pirazinas sustituidas: 2-etoxi-3-isopropilpirazina, 2-metoxi-3-sec-butilpirazina y 2-metoxi-3-metilpirazina.
Las semillas de comino son una buena fuente de hierro y tradicionalmente se consideran beneficiosas para el sistema digestivo, y la investigación científica está empezando a redescubrir la antigua reputación del comino en este sentido. Estos estudios han demostrado que el comino puede estimular la secreción de enzimas pancreáticas, que son necesarias para una digestión y asimilación adecuada de los nutrientes.
Otra investigación muestra que el comino también podría tener propiedades anticancerígenas. En un estudio, el comino mostró proteger a los animales de laboratorio del desarrollo de tumores del estómago y el hígado. Este efecto podría deberse a la poderosa capacidad de comino en la purificación de radicales libres, así como a la capacidad que se muestra en las enzimas estimulantes que desintoxican el hígado.
Según la tradición, el comino también se considera que ayuda en el tratamiento de los resfriados, si se agrega a la leche tibia. En la medicina herbal, el comino se clasifica como estimulante, carminativo y antimicrobiano.

Modo de preparación –
El comino tiene un sabor amargo característico y un olor fuerte y dulce gracias al alto contenido en aceites. Se asocia principalmente con la cocina india y con otras cocinas exóticas (norteafricanas, mexicanas) y puede estar presente en el curry. Sin embargo, su uso está muy extendido en España, especialmente en la cocina del sureste de la península ibérica y en los territorios de habla alemana. Las semillas de comino se usan como condimento para su aroma particular, especialmente en la cocina del norte de África, Oriente Medio, Xinjiang, India, Cuba y el norte de México.
El comino se puede encontrar en algunos quesos holandeses, como el queso Leyden, y algunos Val d’Aosta (en el Valle de Aosta la planta crece salvaje) y en algunos tipos de pan casero francés. También se usa comúnmente en la cocina tradicional brasileña. El comino también es un componente importante del chile en polvo, y se encuentra en las mezclas de achiote, las de soffritti, garam masala, curry y baharat.
En cualquier caso, en la cocina, el comino se puede utilizar para sazonar muchos platos, tanto en forma de tierra como con semillas enteras, ya que el sabor dulce natural también se puede extraer de ellos. Mientras que para las salsas se puede agregar para darle un sabor extra; para el auténtico guacamole mexicano es un ingrediente esencial. El comino también se ha usado en la carne, además de otros condimentos.
Además, el comino se utiliza para condimentar platos a base de repollo y patatas, carnes y quesos frescos.
Los frutos maduros del comino bien masticado combaten la halitosis; la infusión (aproximadamente diez gramos de comino en aproximadamente medio litro de agua) ejerce una acción digestiva, antiespasmódica y sudorífera.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencia con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados solo con fines informativos y de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no existe responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *