Cómo hacer nitrógeno al suelo sin el uso de nitratos peligrosos

Cómo hacer nitrógeno al suelo sin el uso de nitratos peligrosos

La naturaleza tenía (y tiene) todo para el hombre, pero nosotros, en algún momento de la historia, queríamos hacer nuestro camino.
Este es el caso de los aportes de nitrógeno en los suelos (un elemento indispensable para el metabolismo de las plantas). En la naturaleza, como es sabido, esto se puede restaurar (después de la eliminación de la producción agrícola) a través de las legumbres y la técnica de abono verde. Estas plantas, a través de la fijación de nitrógeno, son el “industire” más poderoso de la producción de nitrógeno; un nitrógeno que no crea ningún problema en relación con el hombre (ver nitritos y la ingesta de nitritos sintéticos) para el ecosistema (ver fenómeno de eutrofización).
La fijación de nitrógeno atmosférico o azotofijación consiste en la reducción, por nitrogenasa, del nitrógeno molecular (N2) en nitrógeno amónico (NH3). El nitrógeno amónico se pone a disposición posteriormente para muchas moléculas biológicas importantes, como aminoácidos, proteínas, vitaminas y ácidos nucleicos mediante procesos de nitrificación y nitración. La reacción en síntesis es la siguiente:

 

N2 + 8H + + 8e- + 16 ATP → 2NH3 + 16ADP + 16 Pi
A través de esta reacción, las legumbres (a través de la contribución de algunos microorganismos) se enriquecen con nitrógeno que se puede poner al “servicio” del ecosistema y la agricultura.
Para enriquecer el suelo de este precioso elemento, se utiliza la técnica del abono verde que consiste, como es sabido, en vertederos (especialmente leguminosas) para mantener o aumentar la fertilidad de la tierra. Baste decir que en una hectárea cultivada con leguminosas se fijará una cantidad de nitrógeno igual a la producida por treinta toneladas de fertilizante animal.
Así enterrada, la masa es atacada inmediatamente por macro y microorganismos que la transforman parcialmente en humus y en parte en elementos nutritivos fácilmente utilizables (en particular nitrógeno) de la cultura que seguirá. Con la siembra de leguminosas (y la técnica de abono verde) puede hacer de 70 a 300 kg por hectárea de nitrógeno (depende de la especie utilizada, la densidad de siembra y la técnica de abono verde) equivalentes a 100-400 q de abono equivalente.
En este punto, la pregunta es: ¿por qué debemos seguir destruyendo el planeta y el hombre cuando la naturaleza ya tiene todo para nosotros?
Reflexión y respuesta a ti.

Guido Bissanti




Un pensiero riguardo “Cómo hacer nitrógeno al suelo sin el uso de nitratos peligrosos

  • 11 de enero de 2018 in 19:30 07Thu, 11 Jan 2018 19:30:45 +000045.
    Permalink

    Ritornando alle vecchie pratiche agronomiche una salvezza per l’umanità.

    Risposta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *