Los pequeños agricultores alimentarán al mundo

Los pequeños agricultores alimentarán al mundo

Ahora está claro que un modelo de comprensión de nuestro mundo está cayendo poco a poco; ilusión después de la ilusión. Engaño después del engaño.
Esa revolución verde, iniciada con el Tratado de Roma de 1960, que debía alimentar al planeta con sistemas industriales, tecnologías, organismos modificados genéticamente, etc., no funciona.
Los dai ahora están bajo la mirada de todos, pero los gobiernos aún hablan de PBI, recuperación y una serie de noticias del «Régimen» que, cada día que pasa, convencen cada vez menos; y esto ya es una buena noticia: estamos tomando anticuerpos contra información piloto.
El boletín de guerra que en cambio trata de mantener bajo las cenizas habla de suelos cada vez más áridos, de variedades cada vez más resistentes a la lucha química, de la disponibilidad de agua en declive, pero sobre todo del hambre en el mundo. Lamentablemente, según los últimos datos de 2016, 815 millones de personas han padecido hambre, 38 más que el año anterior. Las causas: cambio climático y conflictos.

Estas son las cifras del informe «El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017» por los organismos de las Naciones Unidas: la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional para Desarrollo agrícola (Ifad), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En detalle, hay 520 en Asia, 243 millones en África, 42 millones en América Latina y el Caribe.
Sin embargo, sobre la base de tales datos concluyentes, no solo hay causas y conflictos climáticos, sino una visión equivocada del bienestar.
Una ecuación desastrosa, ética y científicamente medieval que está afectando todos los recursos planetarios. Un teorema que sufre de principios reduccionistas que se pueden resumir en una palabra: colonialismo. La cultura occidental y colonialista, piensa como un colonialista, actúa como un colonialista, vive como un colonialista.
Es opinión común de muchos científicos (muchos de ellos ahora disidentes) que hoy ya sería posible alimentar a todos los habitantes de la tierra, solo que preferimos desperdiciar alimentos y disminuir los recursos donde se produce. El capitalismo, la aplicación de esta ideología ha fracasado y la ideología opuesta de la izquierda se ha perdido en sus contradicciones.
¿Qué faltaba? Una política que ha visto al hombre en el centro y no a las ganancias inmediatas.
Y para resaltar estas distorsiones no son solo científicos y hombres de conciencia, sino el Papa Francisco que con la encíclica ‘Laudato si’ cita en varios puntos los problemas relacionados con la agricultura, y en particular elogia la «variedad de sistemas agrícolas y pequeños de alimentos». escala que continúa alimentando a la mayoría de la población mundial, utilizando una pequeña porción de tierra y agua y produciendo menos desechos «.
Para confirmar estas afirmaciones, se encuentran los datos: Hoy, del 50 al 75% de los alimentos, según las estimaciones, los producen los pequeños agricultores en pequeñas parcelas. Pero tienen menos del 30% de la tierra cultivable del mundo, el 30% del agua y el 20% de los combustibles fósiles, mientras que el resto se destina a grandes monocultivos industriales, sujetos a las líneas ocultas ya veces invisibles de ese mercado libre. oprime tanta agricultura a menudo definida e impropiamente «avanzada».
¿Qué pasaría si les diéramos a los agricultores el 50% de las tierras agrícolas? Buena pregunta. Los datos de la FAO nos dicen que las pequeñas propiedades, si se cultivan bien, tienen un rendimiento por metro cuadrado superior al de las grandes plantaciones: el secreto reside en el uso de técnicas tradicionales, como la rotación de cultivos y la explotación de sinergias: según Miguel Altieri, profesor de Berkeley (Universidad de California), solo piensa que «un campo de arroz tradicional en China no solo produce cereales, sino también pescado. Los peces luego se alimentan de los parásitos, lo que les permite no usar pesticidas. En este modelo, el hombre moldea un nuevo sistema ecológico real, en el que no solo hay una especie comestible. Así que solo un acre en el área mediterránea (un poco más de 4,046 metros cuadrados, menos de media hectárea, ed) para alimentar a una familia de cinco personas «. Sin embargo, los principios de la agroecología, basados ​​en un uso inteligente de los recursos, pueden aplicarse según Altieri incluso en grandes parcelas, como ocurre actualmente en algunas granjas piloto de enormes proporciones en Brasil de más de 16,000 hectáreas y en otras partes del mundo.
En pocas palabras, es necesario reconstruir, a partir de una nueva conciencia, un nuevo conocimiento agroecológico, arrastrado por una generación de técnicos y científicos engañados que podrían construir un «mundo alternativo» al de la naturaleza. Pero la naturaleza no perdona.
El desafío de la agroecología es precisamente combinar las ciencias: de la entomología a la ecología, a través de la sociología y la antropología, con el conocimiento tradicional, en un nuevo sistema de conocimiento donde se establece un «diálogo de conocimiento».
Desafortunadamente tengo que testificar que hoy el 90% de la Facultad de Agricultura no enseña agroecología, y mucho menos son los fondos para este tipo de investigación. Una situación que, sin embargo, con muchas variaciones es común a muchos países y lamentablemente real en Italia, quizás el país más humanista (una vez) de la historia.
Afortunadamente, en el horizonte, un atisbo de esperanza surge precisamente de la conciencia de una disidencia cada vez más extendida y de políticas tímidas que vuelven a incentivar la pequeña propiedad agrícola. Está quedando claro que esto aumenta la productividad al tiempo que disminuye la contaminación, la erosión del suelo e incluso la delincuencia. El sistema de pequeñas granjas es un elemento de estabilidad tanto para el medio ambiente como para la sociedad: esto fue, por ejemplo, para salvar países en crisis económicas y políticas como Cuba y Argentina. También resiste mejor al cambio climático y los huracanes.
Pero los poderosos no se dan por vencidos. En el lado opuesto están los agronegocios, administrados por gigantes como Monsanto y Cargill. Estos falsos difusores de conocimiento han implementado una agricultura intensiva que depende en gran medida de insumos externos: grandes cantidades de energía, agua, fertilizantes y semillas. El monocultivo también es intrínsecamente frágil: así lo demuestra la gran hambruna de la papa en Irlanda, pero también el reciente brote de maíz en 1970: 13 millones de toneladas perdidas en un año. Los pesticidas y herbicidas envenenan cada vez más el suelo, pero el impacto dañino de las malezas aumenta en lugar de disminuir.
A esto debemos agregar que en la agricultura industrial también debemos tener en cuenta los costos no declarados, por ejemplo en términos de emisiones, contaminación y erosión del suelo.
Según algunos, la solución sería agregar más tecnología. Pero recuerde que la mayoría de los monocultivos en los países en desarrollo no sirven para producir alimentos sino para producir biocombustibles o forraje. Casi todo va a Europa, EE. UU. O China: ni una sola hectárea se utiliza para alimentar a las poblaciones locales, sino para crear aún más riqueza de las multinacionales.
Con respecto a los biocombustibles, se debe subrayar que, para dar un ejemplo: el maíz utilizado para producir unos 80 litros alimentaría a una persona durante todo un año. En cuanto a los biocombustibles, sería mejor usarlos directamente para máquinas agrícolas, ya que el transporte también cuesta mucho en términos de energía y contaminación. Pero todo esto prácticamente no está hecho.
En todo el mundo, como se mencionó, sin embargo, crece un renovado movimiento campesino. Los campesinos comienzan a pedir reformas agrarias, porque a menudo los que saben cómo cultivar no tienen tierras, y viceversa. Y los gobiernos? Comienzan las primeras respuestas: en Brasil se ha creado un Ministério do Desenvolvimento Agrário especial. Los campesinos producen para sí mismos y para otros, recuperan las tierras devastadas por el monocultivo y la deforestación. Y poco a poco se unen, superando el aislamiento.
Pero en Italia todavía debemos contar con algunos Programas de Desarrollo Rural (algunos de los cuales están muy mal elaborados y establecidos) que aún hablan de agroindustrias y estupideces como ese. En nuestro país debemos ganar la mala información, la resistencia de los agricultores que piensan que solo con sistemas intensivos podemos vivir y llegar a fin de mes. Nos contaron historias hermosas, pero la noche está pasando y es hora de declarar que queremos reafirmar el único principio que hace al Hombre una Persona. El principio de la naturaleza.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Un comentario en «Los pequeños agricultores alimentarán al mundo»

  • el 30 de diciembre de 2017 a las 12:24 12Sat, 30 Dec 2017 12:24:24 +000024.
    Enlace permanente

    E’ una relazione molto interessante, la monocoltura non può più essere il modello a cui bisogna tendere l’agricoltura o l’agroindustria, un ambiente meglio rispettato nella visione di una agro – ecologia più vicino alle esigenze colturali, meno diserbanti che inquinano l’ambiente, ed una zootecnia più tradizionale e rispettosa dell’ambiente (nel mio caso – trovandomi a esercitare la professione di agronomo in provincia di Ragusa), risulta auspicabile nel quadro complessivo agronomico e economico del bilancio aziendale (business plan).
    Le piccole aziende in realtà, rispettano meglio l’ambiente, nel PSR sembra quasi che le medesime non vengano più considerate, è un errore non giustificabile, non si può ancorare l’agricoltura solo a un fattore di profitto.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *