¿Se puede reducir el uso de pesticidas?

¿Se puede reducir el uso de pesticidas?

Que el uso de pesticidas * en la agricultura puede reducirse o incluso cancelarse es algo que se conoce desde hace muchos años.
Entre los 60 hasta la actualidad, muchos investigadores, incluido yo mismo con el trabajo en el control de algunas moscas blancas, se ha demostrado en varias ocasiones y claramente que muchos (si no todos) de los infestaciones de plagas y provienen de errores agronómicos, la especialización excesiva, etc. ..
Ahora, una investigación francesa reciente (si alguna vez hubo necesidad) demuestra además que al aplicar menos medicamentos los cultivos pueden incluso aumentar. Siempre que también se sigan prácticas antiguas sostenibles.
A menudo surge la siguiente pregunta: ¿las granjas que usan pocos pesticidas tienen más que ganar o perder? En la mayoría de los casos, la productividad y la rentabilidad de los cultivos no se ven afectadas. De hecho, a menudo (como muchos informes de investigación de campo abierto) estos dos indicadores mejoran.

 

Ahora viene la palabra autorizada de que uno apoya un estudio realizado por algunos investigadores del INRA (Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas). El francés, como es bien sabido, es uno de los centros de investigación más importantes sobre la agricultura en el mundo.
Esta investigación, financiada en gran parte por el gobierno francés, se publicó en Nature Plants. El trabajo se llevó a cabo en 946 granjas repartidas por toda Francia, diversificadas por el clima y la producción. Las conclusiones que sean claros, están diseñados para informar el debate, ya muy climatizada, entre los que fomentan la agricultura más sostenible y aquellos que repiten que para alimentar un crecimiento de la población mundial sigue, es imposible renunciar a los pesticidas.
Pero para evitar que nuestras consideraciones (más o menos de parte) comprendan el escenario, dejen que los datos hablen.
En resumen, para cada granja, la investigación tuvo el objetivo de determinar el efecto que tendría un bajo uso de pesticidas en la productividad (entendida como la energía producida por hectárea de un cultivo) y la rentabilidad. Esto es lo que resultó:
• en 38.8% de los casos, la disminución de pesticidas aumenta la productividad;
• en la mitad de los casos (55%), quienes usan menos productos fitosanitarios obtienen los mismos cultivos cuando usan más;
• en solo el 6.2% de los casos, los investigadores encontraron menos cosechas.
Pero el término «plaguicidas» es vago, incluye un amplio catálogo de productos fitosanitarios (el término como se dice incorrectamente) con funciones y composiciones a menudo muy diferentes. Y es por eso que el estudio ha distinguido las tres categorías principales: fungicidas, herbicidas e insecticidas. Al hacer esta discriminación, hemos visto que los resultados son muy distintos:
los insecticidas son los más fáciles de eliminar: en la mayoría de los casos (86.2%) aquellos que los disminuyen obtienen cultivos más abundantes;
solo el 39.2% de las fincas analizadas lograron disminuir los fungicidas al aumentar la productividad (pero en más de la mitad de los casos se mantuvo sin cambios);
solo el 6.4% de la muestra logró usar menos herbicidas produciendo más. Además, en tres casos de cada diez (28.8%) los cultivos fueron más escasos. Si quiere ver el vaso medio lleno, en el 65% de los casos la productividad se mantiene igual.
Pero teniendo en cuenta que (si es que todavía era necesario) es más significativo es que la mayoría de las empresas que reducen drásticamente los pesticidas, de acuerdo con esta investigación, no sufre ningún cambio en su rentabilidad: esto ocurre en dos de cada tres casos (66,6 %); mientras que en el 22.3% de los casos los ingresos disminuyen y solo el 11.1% aumenta.
Para el tipo de agricultura que ahora, en gran medida se lleva a cabo en estas granjas, los resultados del estudio no dicen que todos los plaguicidas son ineficientes o mal utilizado, pero de acuerdo a la investigación, sin embargo es claro que existen muchas prácticas útiles para controlar las plagas, bien conocidas por los agricultores, que no solo funcionan, sino que no implican ningún daño ni a la productividad ni a la rentabilidad de las granjas. Esta es la verdadera noticia que surge de esta investigación muy interesante, que se celebra, como de costumbre, escondida de la gran opinión pública.
Entre las alternativas prácticas debe ser contado (de una manera muy genérico): rotación de cultivos, el uso de variedades que son menos atacado por los insectos, el retraso de la siembra de cereales de invierno, la eliminación de las malas hierbas por medios mecánicos más bien que con herbicidas. Por encima de todas las buenas rotaciones con leguminosas, la disminución de las contribuciones de nitrógeno sintético (uno de los principales agentes para hacer que las plantas sean más vulnerables a los ataques parasitarios) son las técnicas que deben reconsiderarse sustancialmente.
En última instancia, esta investigación francesa es un buen punto de partida, sobre todo porque se ha llevado a cabo con procedimientos de calidad y con métodos muy precisos. Si puede hacer una nota a la investigación es que entre los parámetros tomados en cuenta no se da peso al nivel cultural y la competencia del agricultor individual.
Pero este es quizás el punto de partida para una agricultura sostenible del futuro: la capacitación y la información son aspectos muy importantes en el desafío de reducir el uso de productos fitosanitarios en la agricultura.
Esta investigación demuestra una verdad que es bien conocida por muchos investigadores: no hay duda de que los pesticidas pueden eliminarse por completo: muchas compañías orgánicas ya lo hacen. Sin embargo, no es posible hacerlo totalmente con ciertos tipos de agricultura (intensiva, protegida, especializada, etc.).
En vano, la diatriba entre quienes sostienen que si convirtieron granjas, que usan química, con empresas que producen sistemas naturales (incluidos los certificados en orgánico «que se comerían el planeta»).
Esto también es una afirmación sin ninguna base técnica o matemática.
(ver la contribución: cuántos habitantes pueden vivir en la tierra). La FAO estima que en 2050 el mundo estará viviendo 9 mil millones de personas, pero en esta dirección va a ir hacia una mayor pérdida de tierras cultivables y, sobre todo, sobre todo hacia la falta de disponibilidad técnica de los fertilizantes y pesticidas sintéticos. Por otro lado, la agricultura sostenible (con los rendimientos orgánicos de las granjas orgánicas) distribuidas en todo el área cultivable del mundo es, de hecho, la única solución.
Es evidente que hoy en día, el uso de productos fitosanitarios es inevitable en cultivos intensivos con alto valor agregado para mantener ciertos niveles de rentabilidad y productividad comercial.
Pero esta agricultura como la del valle del Po, donde, hasta la fecha, la rotación de cultivos no es conveniente debido a que el maíz garantiza una alta productividad y rentabilidad, también gracias al hecho de que hay agua en abundancia y bajo costo, no es reproducible ni aún más en el corto plazo (debido a la contaminación exponencial de las aguas subterráneas y el suelo).
Otro aspecto interesante que surgió de esta investigación francesa es que, por supuesto, no todos los cultivos reaccionan de la misma manera para cortar los productos de protección de cultivos. En el estudio publicado en Nature Plants, los cultivos de remolacha azucarera y de maíz no disminuyen. Por el contrario, garantizan más ingresos para los agricultores, que pueden ahorrar en costos de pesticidas. La situación del trigo es diferente; esta es, de hecho, una de las producciones que tiene menos que ganar en este escenario.
De hecho, se ha demostrado que los campos de trigo cultivados con pocos pesticidas proporcionan menos cultivos en el 73% de los casos; al mismo tiempo, también es cierto que, muy a menudo, la rentabilidad seguiría siendo idéntica (en el 65% de los casos) o aumento (24%), precisamente porque se ahorra en el costo de la compra y distribución de plaguicidas.
En última instancia, la investigación debe recuperar su autoridad demolida y desmembrada por los grandes e inmensos intereses de las multinacionales y los políticos complacientes o ignorantes. En esto, sin embargo, el público también debe defenderse a defender los principales protagonistas de un cambio que es ya inevitable: agricultores, que se resisten, a pesar de todo la falta de interés (o all’eccesivo interés) de muchas instituciones públicas y privadas peligrosamente connivencia con mentiras los alimentos.

Guido Bissanti

* Impropiamente llamada pesticidas, ya que su uso no es curativo, sino que actúa con el mecanismo de venenos – para el veneno de hecho significa una sustancia que, tomado de un organismo vivo, tiene efectos perjudiciales temporal o permanente, a ser letal, a través de un mecanismo químico. Por fármaco se quiere decir en lugar de un producto, hecho con moléculas, inevitablemente ajustarse a EUGMP, clasificado como API (ingrediente farmacéutico activo), exógeno, orgánico o inorgánico, natural o sintético, capaz de inducir cambios funcionales en un organismo vivo, positiva o negativamente, a través de una acción física, química o físico-química.




Un comentario en «¿Se puede reducir el uso de pesticidas?»

  • el 28 de diciembre de 2017 a las 09:08 09Thu, 28 Dec 2017 09:08:27 +000027.
    Enlace permanente

    Sono d accordo con te su molte cose , ma il
    Metodo di indagine prescinde dalle aree geografiche che vivono metodologie diverse ed a volte non confrontabili ( Cina Africa Canada Europa ) . Le colture su cui si giocherà il futuro saranno : grano, riso e mais . Bisognerà avere modelli ben definiti e consolidati per prescindere da mezzi tecnici e dall’acqua ( la più importante) speriamo bene .

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *