Vicia Faba

Vicia Faba

El haba (Vicia faba L., 1753) es una planta perteneciente a la familia Leguminosae o Fabaceae que se ha cultivado en Europa desde la antigüedad.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático del grano pertenece al dominio eucariota, Reino Plantae División Magnoliophyta, clase Magnoliopsida, orden Fabales, la familia Fabaceae, subfamilia Faboideae, fabeae tribu y luego a la especie V. Género y Vicia faba.

Etimología –
El nombre del género proviene del lat. “Viere” o “vincire”, es decir, para atar, en referencia a la mayoría de las especies del género que se adhieren entre sí a través de los cirriums. El nombre de esta especie deriva del latín făba; el término se refiere en particular a los frutos de esta planta, que son comestibles.

Distribución Geográfica y Hábitat –
El haba es una planta anual de origen incierto, cultivada desde la antigüedad en todos los países de la cuenca mediterránea y esto es a veces la subspontaneo estado en casi todas las regiones peninsulares e insulares, sobre todo en el Mediterráneo. Todavía se cultiva en la rotación de cultivos para enriquecer el suelo y las leguminosas comestibles, que desde hace miles de años eran un alimento importante para las clases más pobres, lo suficiente como para entrar en muchos aspectos del folclore y la literatura, incluso en el nombre común de “Fabio”.

Descripción –
El frijol ancho tiene un sistema de raíces ficticio, con numerosas ramificaciones laterales en los primeros 20 cm que albergan bacterias fijadoras de nitrógeno específicas (Rhizobium leguminosarum).
El tallo de esta planta tiene una sección cuadrangular, hueca, ramificada en la base, con un crecimiento indeterminado, de 70 a 140 cm de altura.
Las hojas están estipuladas, glaucas, compuestas por pinnadas y se componen de 2-6 folíolos elípticos. Tiene flores recogidas en racimos cortos que se desarrollan en la axila de las hojas a partir del séptimo nodo. Cada racimo tiene de 1 a 6 flores pentameri, con bandera ondulada, de color blanco veteado con alas negras y blancas o violetas con mancha negra. La fertilización de la planta es autógama.
El fruto es alargado una legumbre, cilíndrica o aplanada, termina en una punta, erguido o pendular, glabra o pubescente que contiene de 2 a 10 semillas con ilo evidente, inicialmente verde y de color más oscuro (de marrón a marrón) en la madurez.
Vicia faba L., en relación con el tamaño de la semilla, se distingue en cuatro variedades botánicas:
Vicia faba var. paugyuga con semillas muy pequeñas, de origen indio, no se cultiva
Vicia faba var. Beck menor, comúnmente llamado favino, con un peso de 1000 semillas de menos de 700 gramos y una vaina corta y corta; se usa como forraje o abono verde;
Vicia faba var. equina Pers., comúnmente llamada favetta, con un peso de 1000 semillas entre 700 y 1000 gramos y una vaina clavada y alargada; se usa como forraje;
Vicia faba var. mayor Harz. con semillas grandes, el peso de las 1000 semillas es más de 1000 gramos, la vaina tiene 15-25 cm de largo y es péndula y aplanada con 5-10 semillas. Los cultivares frescos pertenecen a esta variedad.

Cultivo –
El frijol ancho comienza a germinar ya con temperaturas del suelo de alrededor de 5 ° C; en estas condiciones, la emergencia ocurre en 15-20 días. La resistencia del frijol al frío es limitada: las heladas de -6 ° C son fatales para la mayoría de las variedades; solo ciertos tipos de favino resisten hasta -15 ° C.
Durante la floración, la resistencia del frijol a las heladas es aún menor. Además, en esta etapa las temperaturas medias más bajas, aunque no es fatal para la supervivencia de la planta, puede afectar a la configuración de la baya o bien alterar directamente la fisiología de la antesis y obstaculizar indirectamente el vuelo de los polinizadores. Durante la floración se deben temer las altas temperaturas, que si superan los 25 ° C provocan la “floración” de las flores.
Desde el punto de vista del agua, el frijol ancho es un gran consumidor de agua y se encuentra en la deficiencia de agua durante la fase del granito el factor limitante más importante de los rendimientos, particularmente en el caso de la siembra de primavera. La sequía causa el goteo de las flores y una reducción en el número de semillas por vaina y un peso de 1.000 semillas. Es por eso que en los climas que lo permiten se siembra el frijol en otoño, desde el momento en que las lluvias aseguran no solo la germinación sino un buen desarrollo vegetativo.
El frijol ancho se adapta bien a suelos pesados, arcillosos, arcillo-calcáreos; huye de los sueltos y humus, orgánicos, sujetos al estancamiento del agua. El pH que es mejor para el frijol es el sub-alcalino.
Gracias al hecho de que es una leguminosa, que se desmalezado y que libera el suelo muy pronto, a fin de permitir una excelente preparación para el trigo, el grano es un excelente mejorador de cultivo, lo que constituye una gran precesión para el trigo; su lugar en la rotación es por lo tanto entre dos cereales.
Se puede considerar que el cereal que sigue al frijol encuentra un residuo de nitrógeno, hecho de leguminosas, del orden de 40-50 Kg / ha, y en buenas condiciones de crecimiento, después de recoger el grano, el frijol ancho deja una cantidad de residuos del orden de 4-5 t / ha de materia seca.
La preparación racional de la tierra para el frijol ancho consiste en un arado profundo (0.4-0.5 m) que favorece la profundización de las raíces y por lo tanto la exploración y explotación de los recursos hídricos y nutritivos más profundos.
No es necesario preparar un semillero muy refinado: el tamaño considerable de las semillas asegura que el contacto con el suelo esté garantizado incluso si hay una cierta cantidad de pegajosidad.
Para el frijol se ha utilizado, sobre todo en las últimas décadas, una fertilización mineral basada principalmente en fósforo, ya que como todas las leguminosas es particularmente sensible y reactiva a este elemento. normalmente 60-80 kg / ha de P2O5 es la dosis que se debe tomar. con respecto al potasio, este abunda en general en suelos de arcilla, donde el grano debe encontrar su asiento, mientras que el grano para el nitrógeno es de hecho autosuficiente, gracias a la simbiosis con el Bacillus radicicola, por lo que la fertilización de nitrógeno no es necesario.
La siembra de otoño debe hacerse de modo que las plántulas hayan alcanzado la etapa de 3-5 hojas antes de la llegada del frío. En las regiones centrales, el momento óptimo para la siembra es entre octubre y noviembre; en el sur, la segunda década de noviembre. La siembra de primavera (de hecho, al final del invierno) debe realizarse tan pronto como sea posible para anticipar el ciclo y evitar la sequía. La cantidad de semillas debe ser tal que garantice 12-15 plantas por metro cuadrado en el caso del grano grueso, 25-35 en el caso de los frijoles y 40-60 en el caso del favino. Sin embargo, la cantidad de semillas debe calcularse sobre la base del peso promedio de las semillas: generalmente oscilan entre 200-300 Kg / ha o más. La siembra generalmente se realiza con sembradoras universales con hileras de 0.50 m de separación en el caso del frijol ancho y el panal, de 0.35-0.40 m en el caso del favino. La siembra debe ser bastante profunda: 60-80 mm en el caso del grano grueso, 40-50 mm en el caso del cuento de hadas y favino. Parece que con una siembra profunda disminuyen los ataques de orobanche. En el cultivo de odense, el haba ancha se siembra en postarellas, colocando 3-5 semillas por buchetta en 4-5 pequeños agujeros de un metro cuadrado.
La semilla debe tratarse con productos de bronceado para proteger las plántulas de los ataques de Rhizoctonia, Pythium y Phytophtora. En el cultivo de campo completo, la siembra densa es conveniente porque hace que aumente la inserción de las vainas inferiores, lo que es ventajoso para la recolección combinada que da como resultado una menor pérdida de grano.
En cuanto al deshierbe, tradicionalmente el frijol ancho era una cultura sarchia. Siempre desalentamos el desherbado químico, para lo cual debemos refinar las técnicas de falsificación de plantas y la regulación de los fertilizantes dependiendo de la presencia de algunas malezas. Por esta razón, no existe una técnica única pero, para cada área, las plantas presentes deben analizarse y adoptar las técnicas agronómicas más apropiadas.
Entre las curas de cultivo recordamos el deshierbe, un surco ligero, el topping.
En cuanto a la recolección y el uso, esto varía según el destino del producto (fresco, seco, forraje, etc.). La recolección de vainas de judías frescas para consumo en fresco se realiza a mano.
Las semillas inmaduras para enlatar y congelar se recolectan con máquinas desmotadoras fijas o autopropulsadas, cuando han alcanzado la ley tenderométrica correcta. El grado tenderométrico es proporcionado por un dispositivo especial, llamado tenderometro, que mide la resistencia de la semilla a ser perforada por una punta. Los valores tenderométricos óptimos suelen ser 95-105 para los frijoles fava libres, 115-125 para los frijoles enlatados.
La cosecha de semillas secas se realiza cuando la planta está completamente seca. El frijol grande encuentra grandes dificultades en la cosecha mecánica con cosechadoras, si no con resultados de mala calidad (rotura de semillas). Solo el favino se puede recolectar con bastante facilidad a través de cosechadoras reguladas adecuadamente.
El período de cosecha es a mediados de junio en el sur de Italia, a fines de junio en el central y a mediados de julio en el norte de Italia con siembra de primavera.
La producción de vainas para consumo en fresco (fava vegetal) es de alrededor de 20-30 t / ha.
La producción de semillas frescas para la industria se considera buena cuando alcanza 5-6 t / ha. La producción de semillas secas, aunque teóricamente podría exceder las 5 t / ha, en la práctica es mucho menor: 2-3 t / ha son la producción promedio más frecuente en Italia, con altos riesgos de que en algunos años también haya resultado mucho más baja debido a factores que no están o están mal controlados por el hombre (frío, sequía, ataques de roya o áfidos, virosis).
Entre las adversidades del frijol recordamos sobre todo el Orobanche. Otras adversidades están representadas por:
Antracnosis: los ataques más graves son aquellos en las vainas sobre las cuales se forman nichos negros negruzcos y deprimidos, que se extienden a las semillas en formación.
Roya: se manifiesta en las hojas y en los tallos con la apariencia de pústulas oxidadas.
Mosaico: diferentes virus causan las enfermedades del mosaico en el frijol ancho.
Pulgón negro: infestan el frijol ancho y muchas otras plantas, formando colonias de áfidos negros que provocan la descomposición grave de las plantas y transmiten virosis.
Gorgojo: los adultos ponen sus huevos en las vainas jóvenes; las larvas recién nacidas perforan los carpelos para alcanzar las semillas dentro de las cuales crecen cavando túneles; al final del ciclo, los adultos parpadean de las semillas al perforar las epidermis seminales.
Según una antigua tradición agrícola, en el huerto sería bueno sembrar algunas habas dentro de los otros cultivos ya que esta leguminosa, además de enriquecer el suelo de nitrógeno, atraería a todos los parásitos, lo que no infectaría a los otros vegetales. El frijol ancho se alterna como un cultivo mejorado entre dos trigos.

Usos y Tradiciones –
La Fava como planta de alimentos ha sido utilizada por el hombre en las áreas del Mediterráneo y Medio Oriente en tiempos muy remotos. Sus orígenes podrían atribuirse a esta área.
En la antigüedad histórica, a lo largo de la Edad Media y hasta el siglo pasado, las alubias secas cocinadas de diversas maneras constituían la principal base de proteína alimentaria de muchas poblaciones, especialmente las del sur de Italia. En los últimos tiempos, el consumo de semillas secas se ha reducido, mientras que el uso de granos frescos o en conserva o enlatados inmaduros todavía se utiliza ampliamente en el consumo humano.
Se conoce el hecho de que el consumo de habas se les prohibió a los pitagóricos, que podría estar relacionado con la “favismo”, una manifestación clínica caracterizada por una crisis hemolítica en respuesta al consumo de habas debido a la deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, la defecto enzimático más común en la especie humana. Según la leyenda, el propio Pitágoras, huyendo de las travesuras de Cilone (de Crotona), prefería ser alcanzado y asesinado en lugar de salvarse a través de un campo de frijoles.
Según una creencia popular popular en Italia, si encuentras una vaina de judías que contenga siete semillas, tendrás un período de gran fortuna.
Sin embargo, el frijol ancho ya se cultivaba en la Edad del Bronce, en la antigüedad era conocido y apreciado, incluso si estaba rodeado por “un nomea macabro”. En la antigua península helénica se suponía que Ceres había donado a una ciudad de Arcadia semillas de todas las verduras excepto las habas, que estaba vinculada a la superstición de “puerto de las almas muertas”, fortalecido la creencia de hecho, también Pitágoras.
En la época de los romanos se consumían según las recetas de Apicio, que los quería junto con los huevos, la miel y la pimienta, antes de mezclarlos con hierbas y salsas. Además, durante las fiestas dedicadas a la diosa Flora, protectora de la naturaleza que brota, los romanos los arrojaron sobre la multitud como un signo de buena suerte. Pero en las celebraciones, esta leguminosa una vez más se consideró impura porque se usaba en los ritos religiosos como alimento para los muertos, una costumbre similar a la de los griegos.
Entre las principales propiedades y beneficios se debe recordar que los frijoles son ricos en fibra, esenciales para la regulación de las funciones intestinales y contribuyen al control de los niveles de glucosa y colesterol en la sangre.
Entre las leguminosas parece ser la menos calórica. La piedra todavía tiene un alto valor nutricional: proporciona proteínas, fibra, una variedad de vitaminas (A, grupo B, C, E, K, PP) y minerales importantes para su acción de drenaje urinario tales como fósforo , potasio y calcio Las semillas de fava seca tienen un alto contenido de proteína: su composición media es de hecho lo siguiente: materia seca 85%, 23-26% de sustancias nitrogenadas, ceniza 3%, grasa 1,2%, fibra cruda 7%, en nitrogenada extractiva 48%.
Como se mencionó anteriormente ciertos sujetos predispuestos no pueden comer, o incluso simplemente inhalar el polen de la planta en floración, debido a una condición hereditaria llamada “favismo”, determinado por la ausencia de una enzima necesaria para neutralizar los efectos perjudiciales de algunas sustancias tóxicas presentes en frijoles.

Modo de preparación –
En la comida humana, los granos vienen como un producto fresco y seco.
Entre las recetas más características de esta semilla recordamos el macco de frijoles.
Entre Puglia, Calabria y Sicilia todo el mundo tiene una manera de hacer el macco.
Es difícil encontrar un acuerdo entre las habas frescas y secas. Es solo la simplicidad y, al mismo tiempo, la aromaticidad del macco lo que determina el éxito de este plato.
Sopa o condimento para pasta: esto tampoco está claro. Alguien incluso hace albóndigas que se presenta como macco frito.
De todos modos preparación macco los granos se hierven rápidamente, picadas y enriquecieron luego con tantas variables: de pimienta roja, hinojo u otro aromático añadido (sin olvidar un buen aceite de oliva virgen extra) que lo hacen, de vez en bóveda de platos típicos y sabrosos.
En el vocabulario italiano se afirma que para macco, genéricamente, es “una vida de habas desgranadas, hervida y reducida a pulpa”.
Para San Giuseppe, en Sicilia (en algunas áreas), en el macco también terminan las legumbres y las castañas. Atención, ni siquiera con el santo, el macco encuentra la paz. No se pierda el uso en algunos países para agregar a los frijoles y cardos escarabajo y para llamar a toda la sopa de San José.
Pero los frijoles también son aptos para el consumo en seco con un manojo de frijoles secos, simplemente hervidos y servidos en la mesa sazonados con aceite y otras especias. Entre los usos de las habas recordamos la pasta con frijoles, algunos risottos y ensaladas con variables que deben tratarse por separado.

Guido Bissanti

fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencia con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed), 2005. Una lista comentada de la flora vascular italianos, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados solo con fines informativos y de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no existe responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *