2020 – Vendrán tractores agrícolas eléctricos

2020 – Vendrán tractores agrícolas eléctricos

El mundo de la agricultura, con todas sus crisis (culturales y estructurales), es sin duda el sector que recibirá los mayores impulsos de ideas e innovaciones en los próximos años.
Por lo tanto, el objetivo de lograr la actividad agrícola incluso con emisiones positivas será el desafío no solo de la tecnología agronómica sino también de la asociada.
Por lo tanto, desarrollar sistemas sostenibles no contaminantes es el desafío que enfrenta el sector agrícola para hacer que las empresas sean cada vez más virtuosas a través de la adopción de herramientas verdes que pueden llevar adelante la producción sin dañar el ecosistema.
Es por eso que desde hace algunos años hablamos (y la investigación en el campo científico) del papel fundamental de los tractores de tracción eléctrica (y maquinaria).
Este tipo de maquinaria está marcando una alternativa a los medios de trabajo tradicionales y revolucionará el sector agrícola, haciendo que logre una autonomía energética total con respecto al medio ambiente.
La tecnología es bastante simple en sus principios. Los vehículos autopropulsados ​​están equipados con un motor eléctrico que usa la energía acumulada en una o más baterías recargables. Además, durante el frenado, el motor del tractor eléctrico produce energía transformándose en una dínamo y la envía a las baterías que conducen el vehículo: de esta manera la energía no se desperdicia, de hecho se crea un círculo a través del cual el calor de frenado alimentará al motor. Esto se traduce en un menor consumo y una mayor autonomía.
En comparación con los motores de combustión interna que se utilizan comúnmente en la actualidad en la agricultura, los motores de batería tienen una eficiencia energética significativamente mayor. Así es como el motor eléctrico impulsa la eficiencia del 90% -gracias a la reducción de la fricción interna- al motor diésel que alcanza una eficiencia del 40% y al motor de gasolina, que incluso cae a 25/28 %. Los números son inconfundibles.
Dado que este mundo está en constante evolución, también se están estudiando vehículos para adaptar un sistema fotovoltaico al eléctrico, de modo que pueda recargarse incluso cuando el vehículo esté en funcionamiento.
Evidentemente, el camino a seguir es así. Mientras tanto, vemos hoy, cuáles son las ventajas y desventajas del tractor eléctrico.
Ya descrito, las ventajas de usar un tractor eléctrico son obvias. Entre todos, es posible reducir el consumo de energía en un entorno de ahorro y protección que, debido a las emisiones producidas por los antiguos sistemas de producción, se ve muy comprometido. Siguiendo esta línea, el motor de tracción eléctrica permite:

reducir la contaminación acústica;
para mantener una buena calidad del aire, debido a que estos medios no emiten humos. Este punto es importante porque los tractores eléctricos también pueden usarse en presencia de invernaderos en el contexto de la cooperación entre empresas;
disminuir el peso de los vehículos;
asociar esta tecnología con sistemas fotovoltaicos, mini vientos y sistemas de cogeneración.
En cuanto a las desventajas, estas se deben atribuir a un costo aún mayor y menos autonomía que los vehículos agrícolas tradicionales, por lo que hasta que tales problemas se puedan resolver, esto podría ser una desventaja y podría empujar al empresario agrícola a no adoptar el herramientas eléctricas para trabajar en los campos.
Algunos investigadores están estudiando kits de conversión para resolver el problema del alto costo de los tractores eléctricos.
Esto no conduciría a la creación de nuevos vehículos, sino a una conversión sustancial de los medios que ya son propiedad de los agricultores. De esta forma, además de los costos, también será posible reducir la reanudación del tiempo de trabajo. Este concepto de reutilización es muy costoso para la filosofía sostenible: los medios de trabajo tienen una segunda oportunidad de vida, una posibilidad ecológica que también podría servir como ejemplo para la movilidad urbana con una fuerte propensión a la ecología.
Esto conducirá casi seguramente a actividades, servicios y talleres que se desarrollarán en esta área y nuevas «profesiones».
Por lo tanto, la fecha de 2020 no es suficiente, pero el progreso que se está logrando en la investigación y en algunas empresas piloto es una buena esperanza para este primer objetivo.
En resumen, reconsiderar la economía de una manera sostenible es ciertamente el camino a seguir si queremos darle a nuestro país un mayor potencial de crecimiento.
Para hacer esto, sin embargo, la Política debe salir de la ilusión de grandes inversiones y grandes logros. La naturaleza funciona para las células pequeñas que se agregan y forman los árboles más majestuosos que se pueden admirar.

Guido Bissanti




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *