Protocolo de Kyoto

Protocolo de Kyoto

El Protocolo de Kyoto es un protocolo a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC o UNFCCC), destinado a combatir el calentamiento global. La Convención es un tratado internacional del medio ambiente con el objetivo de lograr la «estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático».

El Protocolo fue aprobado inicialmente el 11 de diciembre de 1997 en Kyoto, Japón, y entró en vigor el 16 de febrero de 2005. A partir de septiembre de 2011, 191 Estados han firmado y ratificado el protocolo. El único que queda firmantes no han ratificado el protocolo de los Estados Unidos. Otros estados todavía no ha ratificado Kioto son: Afganistán, Andorra y el sur de Sudán, después de Somalia ratificó el Protocolo el 26 de julio de 2010. En 2011, Canadá ha declarado su intención de retirarse del tratado de Kioto.

Según el Protocolo, 37 países («países del Anexo I») se comprometen a una reducción de cuatro gases de efecto invernadero (GEI) (dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, hexafluoruro de azufre) y dos grupos de gases (hidrofluorocarbonos y perfluorocarbonos) producidos por ellos , y todos los países miembros se comprometen con general. En las negociaciones, los países del Anexo I (incluidos los EE.UU.) en conjunto se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 5,2% en promedio para el período 2008-2012. Esta reducción es relativa a las emisiones anuales en un año base, por lo general de 1990. Desde los EE.UU. no ha ratificado el tratado, la reducción de emisiones colectivas de países del Anexo I de Kyoto caídas del 5,2% al 4,2% por debajo del año base.

Límites de emisión no incluyen las emisiones por transporte aéreo y marítimo, pero además de los gases industriales, los clorofluorocarbonos, o CFC, que se contemplan en el Protocolo de Montreal de 1987 relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono.

El punto de referencia las emisiones de 1990 aceptada por la Conferencia de las Partes de la Convención (decisión 2/CP.3) fueron los valores de «potencial de calentamiento global» calculado para el Segundo Informe de Evaluación del IPCC. Estas cifras se utilizan para la conversión de los distintos las emisiones de gases de efecto invernadero comparables en equivalentes de CO2 (CO2-eq) al calcular las fuentes y los sumideros en general.

El Protocolo permite que varios «mecanismos flexibles», tales como el comercio de emisiones, el mecanismo de desarrollo limpio (MDL) y Aplicación Conjunta para permitir a países del Anexo I para cumplir con sus limitaciones de emisiones de GEI mediante la compra de reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero créditos de otros lugares, a través de los intercambios financieros, los proyectos que reduzcan las emisiones en países no-Anexo I, de otros países del Anexo I, o bien del anexo I los países con exceso de subsidios.

Cada país del Anexo I debe presentar un informe anual de los inventarios de todas las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero de las fuentes y la absorción de los sumideros de la CMNUCC y el Protocolo de Kyoto. Estos países designar a una persona (llamada «Autoridad Nacional Designada») para crear y administrar su inventario de gases de efecto invernadero. Prácticamente todos los países no-Anexo I también han establecido una autoridad nacional designada para administrar sus obligaciones de Kyoto, en concreto el «proceso del MDL», que determina que los proyectos de gases de efecto invernadero que deseen proponer la acreditación por la Junta Ejecutiva del MDL.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *